SANDRA GONZÁLEZ
17 de enero de 2017 / 01:09 p.m.

MONTERREY.- El Ejército Mexicano destruyó 5 mil 97 armas que fueron utilizadas en crímenes cometidos en los estados de Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí.

Pistolas y rifles que formaban parte de investigaciones y que permanecían bajo el resguardo de las autoridades castrenses fueron liberadas por jueces que llevaban los casos para proceder a su destrucción.

El comandante de la Cuarta Región Militar, el general Javier Cruz Rivas informó que de estas, 500 armas formaron parte del programa "rápido y furioso" en el que el gobierno de Estados Unidos introdujo armas a territorio mexicano con el fin de dar con los carteles de la droga y que fracasó.

"Le damos las gracias a la población civil que participó en las denuncias y los invitamos a que lo sigan haciendo sólo así podemos eliminar a la delincuencia", dijo.

La destrucción se realizó en la Explanada de los Héroes con la presencia de autoridades de todos los poderes.