27 de mayo de 2014 / 05:38 p.m.

Monterrey.- Cualquier niño puede estar sufriendo bullying y a veces dan los señales que los papás no ven.

Especialista cuyo hijo se suicidó, da algunas recomendaciones para evitar que los niños caigan en conductas suicidas por el problema.

El bullying es un problema real, y muchos padres no saben detectarlo a tiempo, o cuando lo perciben en sus hijos, tienden a pensar que la situación es similar a cuando ellos eran adolescentes, lo cual está muy alejado de la realidad, e impide ayudar al jovencito a resolver el problema.

Así lo expuso John Halligan quien a raíz del suicidio de su hijo Ryan, por el bullying que sufría, se ha convertido en un experto en la materia.

Al platicar con padres de familia del Colegio Kilimanjaro, les advirtió no subestimar los casos.

Es importante saber que los hijos no cuentan todo a sus padres y que hay detalles que ocultan, y que impiden descifrar ciertas claves que podrían ayudar a resolver el bullying.

Halligan recalcó la importancia de dar al jovencito una opción de otra persona mayor, diferente a los papas, a quien acudir en caso de problemas.

Al platicar sus experiencias con su hijo Ryan, Halligan recomendó a los padres estar cerca de sus hijos, pero deben recordar que en el caso del bullying, lo que cuenta son las palabras, no los golpes.

No son sólo abrazos es lo que puede impedir que el niño llegue a una conducta donde a tente contra sí mismos, hay que preguntarles incluso, si tiene pensado suicidarse.

Y si es necesario, recalcó Halligan, hay que ir a la escuela, meterse en sus redes sociales, hablar con sus amigos, porque para cuando los papás se enteran que su hijo sufre de bullying, puede ser ya muy tarde.

FOTO: Archivo

FRANCISCO ZÚÑIGA