SANDRA GONÁLEZ
3 de septiembre de 2016 / 04:24 p.m.

MONTERREY.- El Secretario de Finanzas y Tesorería Estatal, Carlos Garza Ibarra explicó que la deuda de 2 mil 150 millones de pesos que contrajo el Estado a través del Instituto de Control Vehicular, es para refrendar obras que quedaron pendientes.

En entrevista para Telediario, el funcionario dijo que los dos créditos se consiguieron a través de una subasta y con mejores tasas de interés de los que previamente había solicitado el instituto.

Agregó que la garantía de pago son los propios ingresos del ICV correspondientes a los derechos vehiculares y no implica incremento para los contribuyentes.

Respecto al presupuesto par a 2017 aún no definen si solicitarán más deuda al Congreso, pues esperan conocer el Presupuesto de la Federación que de entrada, tiene una reducción significativa.

La deuda adquirida a finales de junio se dividió en dos créditos con Banorte y Bansi. Esto corresponde al techo de deuda que el Congreso del Estado autorizó el año pasado.