MARCELA PERALES | @marce_reportera
14 de noviembre de 2016 / 07:31 a.m.

MONTERREY.- La escuela primaria Nidia Hinojosa, en el municipio de Guadalupe, es una 'Escuela Saludable' porque promueve la buena alimentación, sin embargo, la comida preferida de los niños no son las frutas o verduras.

En este plantel estudia Luis Ramírez de 11 años, a quien tampoco le gustan las verduras, pero es de lo poco que puede consumir porque tiene diabetes desde los seis años de edad.

Él sufre la diabetes tipo1, que se genera en muchas ocasiones por genética.

“Se siente como un arranque que te da en el corazón porque a veces en el recreo en la escuela, tú estás comiendo verduras y frutas y los otros puras papitas, puras paletas y te da la tentación, te tienes que resistir porque luego llegas a la casa y te checas y tienes 200, 300, hasta 400", dijo el pequeño al ser entrevistado.

También dijo entre lágrimas que es víctima de discriminación.


“Me decían a mí, al menos yo no tengo diabetes, yo no me tengo que inyectar, al menos yo no tengo que checarme el azúcar, al menos yo sí puedo comer lo que quiero, tú no”, recordó.

“Ellos me hacían mucho daño y como se dice, me hacían llorar mucho”.

La realidad en Nuevo León es que la diabetes es un problema de salud.

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, en Nuevo León, el 15 por ciento de la población padece diabetes, es decir, cerca de 600 mil personas.

En la diabetes tipo 1, el páncreas no produce insulina y prevalece generalmente en menores de 20 años.

Información proporcionada por la Asociación Mexicana de Diabetes en Nuevo León, señala que en el mundo 78 mil menores la padecen y en México uno de cada 600 niños viven con diabetes, cifra similar en el Estado.