ERICK RAMÍREZ | MILENIO
29 de julio de 2016 / 11:12 a.m.

MÉXICO.- El penal del Topo Chico, uno de los más viejos en Nuevo León, volvió a ser noticia luego de que la noche del lunes reos protagonizaran una riña e incendiaran basura y colchones; mientras que vecinos reportaron que escucharon disparos.

La autoridad penitenciaria informó que el incidente fue ocasionado por el cambio de reos de los ambulatorios, luego de que los presos se incorformaron ante la posibilidad de ser trasladados a otros penales.

La medida deriva de un sistema carcelario de Nuevo León en alerta roja. Apenas el 10 de febrero el Topo Chico fue escenario del capítulo más violento de la historia penitenciaria de México: una riña entre miembros del Cártel del Golfo y de Los Zetas en la que murieron 52 personas y 12 más resultaron heridas.

Los primeros presuntos responsables castigados fueron la directora del penal, Gregoria Salazar, y el comisario de la Agencia de Administración Penitenciaria, Jesús Domínguez, quienes fueron acusados de homicidio calificado y abuso de autoridad por la Procuraduría del estado. Además, 12 reos también fueron acusados de homicidio.

Sobre el disturbio del lunes- el tercero en el año- Antonio Caballero, comisario de la Agencia de Administración Penitenciaria, dijo que no se registraron muertos ni heridos y descartó que se tratara de un motín.

De acuerdo con el diagnóstico 2014 sobre centros penitenciarios estatales de la CNDH, el sistema penitenciario de Nuevo León es de los peor calificados en materia de seguridad y dignidad para los reos, gobernabilidad y capacidad de reinserción social. Sólo los sistemas de Guerrero, Oaxaca, Tabasco, Tamaulipas y Nayarit están en condiciones peor evaluadas.

Topo Chico es sólo uno de los 15 cárceles –11 de ellos municipales– que existen en Nuevo León, y que albergan a una población de 7 mil 900 reos, según información de la Segob.

¿Cuál es el diagnóstico del sistema carcelario en NL?

En el penal del Topo Chico hay 3 mil 900 reos, cifra que lo pone como la más poblada del estado, con una sobrepoblación del 7.6 por ciento.

También en este caso, Apodaca y Cadereyta tienen del 25 por ciento y 19 por ciento, respectivamente.

Del 2010 al 2015 se registraron 357 incidencias en Nuevo León. Entre homicidios, decesos y suicidios se contabilizaron 292. En tanto, en este periodo se han presentado 31 riñas, seis fugas y dos motines.

Durante 2012 se registró el pico de la violencia al interior del sistema penitenciario de Nuevo León, con 101 incidentes; año que coincide con el repunte de la violencia en el estado con la ciudad de Monterrey como su epicentro. Durante 2013 y 2014 las incidencias en los penales se fueron reduciendo año con año, para llegar a sólo 29 en 2015.

¿Cuál es el diagnóstico del sistema carcelario en NL?

Sobre las condiciones al interior del penal, según información del Inegi, sólo 22.3 por ciento de los reos no cuentan con sentencia en Nuevo León, muy por debajo de lo que sucede a nivel país (41 por ciento). El 6.5 por ciento de los internos son mujeres y por cada custodio trabajando en el sistema penal de Nuevo León existen 11.3 reos. Este nivel también es mejor que lo observado a nivel nacional, donde por cada custodio se contabilizan 15 reos.

¿Cuál es el diagnóstico del sistema carcelario en NL?

Pero ¿qué delitos cometieron los reos que hay en Nuevo León? Según el Inegi, el 40 por ciento de los presos en Nuevo León cometieron crímenes relacionados con el narcotráfico, como son delitos previstos en la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, homicidio, narcomenudeo, delitos contra la salud y secuestro.

El poder corruptor sobre autoridades de este tipo de presos es bien conocida en la historia penitenciaria del país.

"Es una realidad, está fuera de control el sistema penitenciario en el estado de Nuevo León. Las autoridades estatales están rebasadas con la realidad que hoy está ocurriendo en el penal de Topo Chico", expresó el vicepresidente de la Comisión de Seguridad en el Congreso del estado, Hernán Salinas, tras la masacre en el Topo Chico.

El gobernador Jaime Rodríguez ha prometido revisar a profundidad el sistema penitenciario de Nuevo León, uno de los más grandes del país.