21 de julio de 2014 / 08:10 p.m.

Monterrey.- Figuras públicas como Shakira, Rihanna, Thom Cruise, Gloria Trevi, Kate del Castillo y otras se han visto envueltas en escándalos al demandar o ser demandados por difamación, lo cierto es que el tema es muy complejo, pues representa un largo proceso.

La desacreditación sexual y comportamiento honorable (ratero) son las principales formas que utilizan los ciudadanos para difamar a una persona, y aunque existen leyes que pueden castigarlos si se presentan las denuncias, son muy pocos los que se consignan.

En el primer semestre del 2014 se tiene un registro de 147 denuncias por este tema, en la Procuraduría General de Justicia del Estado, cuatro más que en el mismo periodo de 2013.

AMENAZAS

En la actualidad se han dado casos de las amenazas a través de un seudónimo, situación complicada para que resuelvan las autoridades.

Según cifras de la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León, las denuncias por este tema se han incrementado.

Los meses donde más denuncias se han dado en el presente año son:

Marzo con 353; Mayo con 349; y Junio con 478.

Mientras que el año pasado Junio presentaron presentó 419 y Mayo 373, para cerrar el 2013 con 3 mil 972.

Sin embargo pocos son los casos donde realmente se da una orden de aprensión.

El reconocido abogado Roberto Flores Treviño, explicó que lo primero que tiene que hacer la persona cuando es amenazada, es acudir con un abogado penalista que realmente sepa redactar la denuncia para que no exista alguna falla en el proceso.

Comentó que a través de la Policía Cibernética se puede realizar la investigación, porque pese a que internet es un espacio "público" existen ciertas regulaciones.

Detalló que una vez que se presenta la denuncia el tiempo para llegar a la conclusión es mucho, y es que depende del trabajo que se tenga en la Agencia del Ministerio Público, del abogado y la rapidez con la que se vaya integrando la averiguación.

Además señaló que según el Código Penal del Estado está tipificado el delito de amenaza, y se pueden dar hasta ocho años, pero generalmente es difícil probarlas. Algunas amenazas más graves son las de quitar la vida.

Cabe destacar que del 2008 a junio de 2014, el gobierno estatal ha recibido 11 mil 467 denuncias por amenazas, pero se desconoce cuántas han sido resueltas a favor del denunciante.

FOTO: Archivo

MARILÚ OVIEDO.