ERIK ROCHA
22 de febrero de 2016 / 02:16 p.m.

Monterrey.- Tras la salida de Rogelio Benavides Pintos de la Subsecretaría de Administración Estatal por la compra inflada de 200 mil cobijas, los diputados locales coincidieron en que su separación no lo exenta de las investigaciones.

Los legisladores pidieron este lunes que el ex funcionario debe regresar el dinero aparentemente desviado y que se le inhabilité como político.

"La separación del cargo no exime la culpabilidad de una compra que está cuestionada. Que se devuelva el dinero, es decir la reparación del daño y por la otra una sanción ya sea administrativa, es decir que ya no ocupe cargos públicos", manifestó Arturo Salinas, líder de la bancada del PAN.

"Para nada se deslinda del delito. Mucha gente me ha comunicado que sí, ahí se cierra el capítulo, pero para nada apenas inicia. Eso no basta, debe seguir en curso tanto las denuncias penales que existen en su contra como la investigación que la Contraloría va a hacer ver", añadió Samuel García, representante de Movimiento Ciudadano.

Mismo destino pidieron los diputados para la titular de Educación y de la Sedesol en la entidad por cobrar doble sueldo, en el Gobierno y en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

"Vamos a ayudarle a Jaime (Rodríguez Calderón) que sí es necesario meter funcionarios corruptos al bote lo vamos a ayudar", indicó Marco González, líder del PRI.

Ante el rumor de que el próximo 4 de marzo habrá cambios en el gabinete estatal, los legisladores piden al gobernador Jaime Rodríguez remover a los funcionarios corruptos.

"Ya que se deshaga de las manzanas podridas y que se junte con un equipo sólido y sano y sobre todo que le ayuden a cumplir sus promesas de campaña", indicaron.

Con la salida de Pintos suman seis funcionarios estatales que se han retirado del gobierno independiente por diversos motivos, ante ello, los diputados insisten en que existen pugnas internas en el Gobierno.