22 de mayo de 2014 / 02:52 p.m.

San Nicolás.- "Yo soy Angélica Lucía Fuentes Juárez, tengo 16 años y actualmente soy estudiante de cuarto semestre de la preparatoria número 16 y aparte de mis estudios soy atleta paralímipica nacional en natación sobre silla de ruedas". 

"Mi nombre es Armando Durán Baker, tengo 24 años, estoy estudiando en la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, como Ingeniero Mecánico Electricista y estoy en cuarto semestre".

Ellos son dos valiosos estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Pese a todos los pronósticos y dificultades son especiales, ya que Angélica y Armando no fallan en su intento por concluir su carrera universitaria.

"Una de las dificultades más comunes es la ubicación de los salones en los edificios de la escuela, que si nos hemos topado con que están en la planta alta o con que tienen bordes o así". 

"Desde que yo tenía tres meses, me pusieron aparatos auxiliares auditivos, que eso me permite escuchar, una herramienta, toda mi infancia estuve yendo a terapia desde los tres meses hasta los doce años, terapia de rehabilitación auditiva, oral, escrito, entender los verbos, escuchar, comunicar". 

"Siempre me ponía adelante con mis compañeros y mis maestros siempre estaban al frente de mí muy al pendiente y eso me permitía a mi entender el tono de lo que se estaba hablando". 

Ambos coinciden en el respaldo familiar como un motor para olvidarse de lo que muchos ven como una limitación física. No reciben un trato especial, entregan trabajos, escriben, dibujan, exponen clases y cumplen con sus tareas.

"La educación es algo con lo que no cuentan la mayoría de las personas, desafortunadamente, o hay una gran parte de la población que se encuentra limitada a ello". 

"A mí me gustaría ser diseñadora gráfica o llegar a ser de ilustración". 

"Tengo talento para armar estructuras, para diseñar, para crear, para hacer cualquier tipo de maquinaria u objeto que yo pudiera realizar porque como soy muy creativo y es parte de una habilidad que tengo y la aprovecho". 

En Nuevo León hay un total de 401 mil 419 jóvenes que son alumnos, de los cuáles 85 mil 476 estudian y trabajan.

JOSÉ PLATA