MULTIMEDIOS DIGITAL
13 de junio de 2016 / 08:10 p.m.

Monterrey.- Luego de que exhortara a los padres de familia a decirles a sus hijos que “a una niña gorda no la quiere nadie”, en lo que fue, según el Gobernador de Nuevo León, un intento por hacer “entender” a los menores acerca de los efectos negativos de la obesidad, Jaime Rodríguez se disculpó.

El mandatario estatal explicó en su página de Facebook que no fue lo “demasiado explícito” sobre el tema, por lo que sus palabras se malinterpretaron.

“Hoy quiero explicar lo que algunos medios dicen sobre mis comentarios a los embarazos adolescentes, en la mañana, durante la reunión de universidades por la salud tocamos este tema, y les dije que desafortunadamente las niñas que se embarazan tienen luego un problema porque los jóvenes al ver que les crece el vientre las abandonan, y las dejan a su suerte, todo eso trae como consecuencia el que ellas solas o sus mamás les ayudan a criar a ese hijo, y a veces no les ponen toda la atención debida”, reza la publicación.

El mandatario estatal estuvo presente en la firma de un convenio para la instalación de la Red de Universidades Saludables en 60 unidades educacionales de la entidad.

Durante su discurso, Rodríguez Calderón dijo que es mejor que los padres muestres a los hijos lo que les va a pasar.

“Hay que acercarnos y decirles que a una niña gorda no la quiere nadie. Uno como padre tiene que decírselo tal cual porque luego no lo va a entender”, declaró por la mañana.