18 de abril de 2014 / 12:23 a.m.

Monterrey.- Le falta la arena pero hay todo lo demás: sol, agua, olas, embarcaciones, calor y diversión, lo suficiente como para no extrañar al mar y la playa.

Por eso, apenas hay días libres, los regios abarrotan la presa "La Boca" para disfrutar un día de sol, música, y diversión.

Desde temprana hora llegaron en grupos, con amigos, en pareja, con familia. Algunos en auto y otros, pocos, en camión.

El pronóstico de lluvia probable desanimó a algunos y eso permitió que, quienes llegaron temprano, lograran ocupar un buen lugar, porque después de mediodía, la zona se llenó.

Como el Jueves Santo es día de guardar, todos guardaron las responsabilidades y el trabajo para otro día.

Sólo cargaron con el buen humor y un poco de imaginación para que el vaso de la presa se convirtiera en un mar azul y los catamaranes en el crucero donde disfrutaron el viento, el sol y el agua.

Dionisio Juárez se llevó a su familia. Una parte, porque no todos cupieron en el taxi que conduce.

La vendimia los puso a tono. Había pilñs coladas, bebidas refrescantes, antojitos, restaurantes y, para pasear, los caballos y las motocicletas, aunque la mayoría de la gente prefirió sentarse a la sombra de algún toldo portatil, porque árboles no hay para disfrutar sin hacer nada.

Y para los que extrañaron el agua, hubo solucion: llevar su alberca portatil.

Francisco Cantú