MARCELA PERALES
27 de febrero de 2017 / 09:56 a.m.

MONTERREY.- Con el tiempo la disfunción eréctil dejó de ser un tabú para el mundo, incluso quienes la superan son ejemplo de un logro masculino. Pero, ¿Qué pasa con aquellas mujeres con disfunción sexual? ¿Por qué lo hablan menos que ellos?

La respuesta es que este problema es prácticamente invisible en la sociedad debido a los tabúes que hay a su alrededor.

“Ana”
, su nombre ficticio, tiene 23 años y una disfunción sexual que no le permite llevar una vida sexual plena.

“Tengo un problema de no poder tener relaciones sexuales. Se me cierran las piernas a veces, me pongo a llorar, me frustro mucho, me empiezan a sudar las manos y me pongo muy nerviosa. ¿Esto evita que tengas la relación sexual? Evita que pueda llevar a cabo eso”

Tiene vaginismo, una contractura muscular involuntaria en el área vaginal que le impide consumar el acto sexual.

“¿Nunca has experimentado un orgasmo en su totalidad? No, nunca. A mi como persona no me hace feliz"

“Me da miedo que otros hombres no se quieran acercar o que otras personas no me van a aceptar”

Karla Urriola, Directora del Centro Regiomontano en Sexología, explica los diferentes tipos de disfunción sexual en la mujer, los cuales, no distinguen edades ni estatus sociales.

“Hay varias disfunciones sexuales en mujeres, existe el vaginismo, la anorgasmia, la dispareunia que tiene que ver con dolor, la falta de lubricación. Todas estas se pueden presentar en diferentes fases de la respuesta sexual", señaló la sexóloga especialista y catedrática del Tecnológico de Monterrey.

Por su parte, el ginecólogo Raúl Mata Gallardo señala que el tema se ha mantenido estigmatizado y esto impide que las mujeres puedan revelar y atender su problema.

“Culturalmente en América existe un tabú para hablar de esto. “A veces las mujeres se preparan para no tener una relación sexual porque así fue educada".

El problema se mantiene en secreto para quienes lo padecen, pues de acuerdo a especialistas, a la sociedad le es más fácil aceptar una disfunción eréctil, que una femenina.

Se mantiene en secreto ante una sociedad que, de acuerdo a especialistas, le es más fácil aceptar la disfunsión en un hombre que en una mujer.

Ana, por ejemplo, tenía que mentir a sus propias amigas, sobre su vida sexual.

“A veces trato de encajar con ellas, ellas no saben de mi problema, pero si trato de no verme como que yo no estoy a la par. ¿Pero es difícil fingir? Pues si es difícil fingir porque a veces no sé cómo expresar un orgasmo… porque nunca lo he vivido”.

La disfunción sexual en la mujer puede presentarse desde los 15 años y es más frecuente después de los 40.

Información de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual y el Instituto Mexicano de Sexología, indica que en México, el 40 por ciento de las mujeres no llega a un orgasmo durante una relación sexual y al menos un 60 por ciento lo finge, porque no puede tenerlo.