MAYTE VILLASANA
5 de febrero de 2018 / 12:43 p.m.

ESPECIAL.- Ella es María del Carmen Licea Rodríguez, una mujer que desde hace 10 años divide su tiempo entre el tráfico y el hogar.

La necesidad de ayudar a su esposo con los gastos y los bajos sueldos que le ofrecían en otros empleos la llevaron a aceptar el trabajo como operadora de transporte público.

Asegura que en la empresa en la que se desempeña hay flexibilidad en el horario; labora 6 días a la semana y recorre calles y avenidas de la ciudad durante 7 horas.

Ha sorteado todos los obstáculos y hoy se dice orgullosa de su oficio, además cuenta con el apoyo de sus seres queridos.

Diariamente llega a las instalaciones de la Ruta 1. Saluda a sus compañeros y revisa la unidad asignada antes de salir a ganarse la vida.

Uno de los retos fue enfrentarse al oficio que anteriormente sólo hacían los hombres.

Además los obstáculos los enfrenta diariamente ante la falta de cultura vial.

Como una medida de inclusión y oportunidad, la Ruta 1 abrió una convocatoria hace 30 años para que también las mujeres llevaran a los pasajeros a su destino.

Carmen es una de las 34 mujeres que trabajan bajo el volante en la ruta; es una conductora responsable, paciente, que disfruta su trabajo y lo hace tan bien que se ha ganado el respeto de sus compañeros.

Si usted es usuario del transporte público y tiene la fortuna de viajar en una unidad conducida por Carmen, felicítela, ella asegura que entre las satisfacciones de su labor es llevarlo a su destino.



deze