12 de febrero de 2014 / 01:50 a.m.

Monterrey.- La reforma fiscal trajo muchas dudas que la Secretaría de Hacienda no ha aclarado, y los contribuyentes corren el riesgo de que en sus primeras declaraciones no cumplan adecuadamente lo que la autoridad hacendaria les exija, reconoció el presidente de la Asociación Mexicana de Contadores Públicos, Capítulo Nuevo León, Héctor Nava Ramos.

Durante el curso gratuito de orientación sobre la Reforma Fiscal que dio el organismo de fiscalistas, el directivo enfatizó en la necesidad de informarse bien sobre los mecanismos que se deben seguir para la facturación electrónica, tanto la que se expide, como la que se recibe.

"Relacionar un archivito XML con los pagos, y almacenarlo, es lo que mayor problema está dando a los contribuyentes, según nos dicen en los  cursos", explicó Nava Ramos.

Uno de los principales riesgos, consideró el fiscalista, es que al no conocer los procedimientos que pide Hacienda, se corra el riesgo de que los gastos de los negocios no sean deducibles. Sin embargo, reconoció que hay puntos que no se han aclarado.

"Hacienda es la que pone las reglas en este juego, respecto a cómo contabilizar, la contabilidad y los modos de pago, y hay que estar al pendiente del SAT". 

En caso de que los XML no sean válidos o simplemente no se envíen a los correos de los compradores, no habría forma de justificar los gastos y no serían deducibles.

"Las facturas que el contribuyente expide no representan problema porque al facturarse electrónicamente, Hacienda las tiene ya en sus archivos, pero las que justifican gastos, no", aclaró Nava Ramos.

Es importante estar al corriente, porque con la contabilidad electrónica para la Secretaría de Hacienda será mucho más fácil realizar auditorías a cualquier contribuyente.

"Y ya lo dijo el jefe del SAT a nivel Nacional, Aristóteles Núñez, a partir de julio, se incrementará en un 25 por ciento el número de auditorías que aplicará la autoridad hacendaria", recordó el presidente de los contadores públicos.

La Asociación de Contadores Públicos ha hecho énfasis en que exista orientación adecuada no sólo para los contribuyentes, sino incluso para los profesionales de la contabilidad, que tienen el doble reto de aprender las nuevas disposiciones fiscales, y entrar a la tecnología que se necesita para dar el cumplimiento adecuado.

FRANCISCO ZÚÑIGA