24 de febrero de 2014 / 03:44 p.m.

Durante la marcha contra el alza a los precios del transporte urbano, un pequeño que se encontraba en la Alameda no pudo evitar el deseo de ir corriendo a dar un abrazo a los policías, cuando los elementos de seguridad arribaron al lugar para controlar a los manifestantes.