25 de agosto de 2014 / 06:44 p.m.

Monterrey.- Sin definir aún si buscará la nominación del PRI a la gubernatura de Nuevo León, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, expresó que el electorado de la entidad es muy analítico y no se le puede confundir con "estrategias ligeras", además de que se da cuenta de "quién funciona" y "quién no funciona".

En entrevista, el funcionario federal manifestó que en el servicio público "el trabajo que uno hace habla por uno", y por ello en este momento está concentrado en su tarea como secretario de Economía.

No obstante, aclaró que si llegado el momento las circunstancias cambian y existe la posibilidad de seguir sirviendo desde otros niveles, tendría "la obligación de seriamente analizarlo y tomar una decisión".

Vemos a muchas personas, pues prácticamente comprando votos desde principios de este año y desatendiendo sus responsabilidades. Hablamos del nivel municipal, alcaldes, alcaldesas; senadores, senadoras, haciendo un trabajo que es muy obvio y que sentimos ya está teniendo rechazo, al grado que un compañero suyo, que es Javier Treviño, saca ahí un video en donde hace una autocrítica. Yo platiqué con él, y le digo "bueno, pero no todos vemos que estén en esa línea", y él lo mencionó a usted. De la gente que puede, pues, con una responsabilidad, hacerse cargo los próximos seis años, a partir de 2015, de las riendas de Nuevo León, ¿llegado el caso, le interesa contender?

"Como neolonés y como un servidor público de muchos años, en el Gobierno Federal, en el Gobierno Estatal, en el Congreso del Estado, en el Congreso federal, pues sin duda cualquier neolonés se sentiría orgulloso de algún día tener esa responsabilidad. Lo que yo le diría es que esa decisión, primero, se conforma dentro de los institutos políticos a los que pertenecemos; y segundo, es el electorado el que define el futuro de este estado.

"Yo creo que el electorado de Nuevo León se ha caracterizado por ser un electorado muy analítico, no es un electorado que fácilmente pueda ser confundido con estrategias ligeras. Creo yo, y siempre he creído, que en el servicio público el trabajo que uno hace habla por uno, y para mí, mi responsabilidad actual es ser parte de un Gabinete federal, es tener el privilegio de formar parte de este Gabinete, que logró en 20 meses cambiar el marco legal que este país había tratado de cambiar desde hace 20 años.

"Como economista, mi ambición y mi carrera se fundó en la Secretaría de Industria y Comercio por muchos años, en la participación de los tratados internacionales, y bueno, qué mas privilegio que ser secretario de Economía de este país. En su momento, este estado tomará definiciones, en su momento cada quien habrá de tomar sus decisiones, y en ese momento yo creo que habrá más claridad del futuro, pero para mí es un orgullo ser el secretario de Economía de México".

Si a usted el Presidente de la República le dijera: "Ildefonso, ¿se queda conmigo a terminar la gestión que usted inició o se va a contender por la gubernatura de su estado?", si lo pusieran en esa situación, ¿usted qué le diría al señor al que no se le puede decir que no en el sistema que tenemos?, todo mundo lo sabemos, ni modo de decirle: "No, Presidente, yo me quedo aquí con usted".

Déjeme decirle, arquitecto, usted me hace una pregunta en este momento que es hipotética, si yo se la contestara estaría siendo un tanto irresponsable, porque habría que dejarle el privilegio a quien la pregunte en su momento y quien tiene la autoridad.

Pero esto, ¿ni sí ni no?

Lo que le quiero decir a usted es que cuando uno seriamente hace su chamba tiene que estar pensando 100 por ciento en su chamba. Si en un momento determinado las circunstancias cambian y uno tiene posibilidades de seguir sirviendo en otras posiciones, en otros niveles, pues creo que uno tiene la obligación de seriamente analizarlo y tomar una decisión.

Los tiempos de su partido, seguramente como militante que es del Revolucionario Institucional, ¿qué es lo que se sabe?, tengo entendido que como la elección se adelantó un mes quienes tengan que decidir si van a la contienda o no tienen que resolverlo antes de irse de vacaciones en diciembre.

Probablemente, porque creo que la ley electoral define los tiempos previos a las constitucionales como fecha 10 de enero para las internas de los partidos. Seguramente en los nueve procesos que habrá en el país se estarán tomando decisiones hasta el cierre de este año.

¿Esto viene pronto entonces?

Probablemente sí.

¿Y usted no dice que no?

(Risas) Le digo arquitecto…

Este estado es muy complejo, ¿por qué ese atrevimiento de tantas personas con escasa experiencia de aspirar a gobernar un estado como lo es el nuestro, con tantos rezagos, con tanta desigualdad, con una deuda pública descomunal?, ¿qué les está pasando a las nuevas generaciones de políticos?

Yo creo que también hay tendencias en los procesos en todo el país. Hay tendencias que van cambiando. México es una población joven, el promedio de edad de los mexicanos es de 26 años. Cuando usted pregunta sobre el tipo de liderazgo que la gente quiere a veces la respuesta establece una combinación interesante. Dicen "experiencia, seriedad", pero luego dicen "de aproximadamente entre 40 y 45 años".

¿Qué es lo que pasa?, que cuando el grueso del electorado es joven asocia a veces con esa juventud, y a veces hay jóvenes muy valiosos, muy serios y muy responsables, pero eso también, obviamente, da cabida a que un poco la participación se amplíe y que todo mundo que jugábamos una responsabilidad pública nos sintamos con la experiencia, el antecedente y la historia laboral como para poder enfrentar retos. Pero también el electorado se da cuenta de quién funciona y quién no funciona y eso es lo que finalmente una democracia debe de ayudarnos a resolver.

FOTO: Archivo

MILENIO DIGITAL