10 de enero de 2014 / 10:22 p.m.

Monterrey.- A sus 20 años, Joana Patricia tenía una vida por delante, un esposo y dos pequeños hijos. 

Su sueño era trabajar mucho y salir adelante junto con sus seres queridos, y para eso se esforzaba día a día.

La mañana del miércoles 8 de enero se dirigía al puesto de tortas que atendía afuera del Metro Fundadores.

Lamentablemente perdió la vida al ser arrollada por un camión urbano frente a la Alameda, en el centro de la ciudad.

"Pues muy desagradable. Fue de repente y no sabíamos que hacer. Hasta que pues la localizamos, porque no sabíamos dónde estaba, y todo eso", comentó el padre de Joana, Juan Carlos López Ceniceros.

Por lo pronto, dijo el señor, la ruta camionera Valle Verde ya se hizo cargo de los gastos funerarios.

"Sí, se presentó una persona, un asesor de la ruta. Ya ahorita va a cubrir nada más los gastos de capillas, funerales, y del panteón", aseveró.

Joana, quien vivía con su familia en la calle Ojitos, de la colonia Álvaro Obregó, dejó en la orfandad a un niño de 3 años y a una bebé de un año y medio.

"Pues sí, más que nada, queremos la ayuda para la alimentación de los niños y pues hasta que cumplan mayoría de edad, a ver si se puede allí con esa ayuda", recalcó el afligido abuelo.

Por su parte, Oziel Ayair Bolaños Reyna, de 23 años y esposo de la víctima, lamentó esta tragedia y describió a la joven como una muy buena persona.

"Sí, los dos. Ella quería sacar a los niños adelante, por eso trabajábamos los dos, para darles todo a ellos, pero pues es lo que pasó", recalcó.

La joven madre tenía apenas unos meses con su negocio de tortas en la zona centro, aunque su intención siempre fue la de progresar.

"Sí, sí, ella quería echarle ganas. Ella me dijo muchas veces que quería poner otros negocios y contratar personas que le ayudaran. Sí, tenía muchas ganas", subrayó.

Ahora los deudos de Joana Patricia López Lumbreras piden a las autoridades realizar una adecuada investigación y que se aplique la ley.

"No, pues que se haga justicia. Ese que atropelló a ella, dicen que ya tenía otras cosas que había hecho. Dicen que lo del tren (en García)", concluyó.

Fuentes de la Procuraduría señalaron que el conductor involucrado en el accidente, Candelario Hernández Urbina, de 38 años, recuperó su libertad previo depósito de una garantía económica.

El monto de lo que antes era considerado la fianza no fue revelado por las autoridades, aunque la ruta camionera se hizo cargo de los gastos funerarios.

AGUSTÍN MARTÍNEZ