MARCELA PERALES
3 de febrero de 2016 / 07:22 p.m.

Monterrey.-No importa la edad ni nivel socio economico, un celular ya está al alcance de cualquier persona y es ésta accesibilidad la que abre las puertas a una posible adicción y son los adolescentes el grupo más vulnerable.

Los especialistas señalan que no se trata de satanizar al aparato móvil, pero si que los padres de familia, identifiquen el uso que le dan sus hijos.
Algunos puntos de alerta son los siguientes:

➠Cuándo sobrepasa facturas.
➠Cambios emocionales constantes.
➠ Uso excesivo.
➠Cuando se ignora a la compañía.
➠Modificación en el sueño.
➠Nerviosismo.

Si este mismo comportamiento lo tiene el adulto, será más fácil que el menor lo adquiera.

El inicio de una adicción también se manifiesta cuando el menor comienza a aislarse, a no hacer caso o cuando es capaz de cumplir cualquier castigo, menos la privación del celular.

Una recomendación principal para los padres de familia, es evitar prestar el celular al bebé con tal de entretenerlo, pues es aquí, donde ellos comienzan a identificar sus necesidades.