6 de septiembre de 2014 / 12:22 p.m.

Monterrey.- Apenas a una hora de camino de Monterrey, por la ruta 185, en la capital del estado de Coahuila, las parejas del mismo sexo ahora pueden contraer matrimonio si lo desean.

Este estado se convirtió, junto con el Distrito Federal, en el segundo asentamiento territorial en modificar sus leyes del Registro Civil.

En Nuevo León, al menos dos iniciativas de reforma se empolvan en las comisiones de dictamen del Congreso Local; los legisladores de grupo mayoritario ya han advertido que aceptarían analizar alguna opción de unión legal siempre y cuando no sea el matrimonio.

Pero en los tribunales, otra guerra se pelea. A través de la organización Matrimonio Igualitario México, un conjunto de organizaciones de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual (LGBTTTI) decidió no esperar más a los legisladores y pelea por la vía judicial la modificación del marco juridico.

Son 50 ciudadanos del estado que por medio de un amparo indirecto buscan la modificación de la norma, alegando discriminación en perjuicio de sus derechos humanos.

El 12 de septiembre de este año tendrá lugar la audiencia constitucional en la entidad, y existe la confianza en que se obtenga una sentencia favorable, debido a la tendencia con la que se ha manifestado el Poder Judicial.

El argumento está probado. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) el pasado 23 de abril de este año resolvió el amparo en revisión 152/2013, que otorgó el amparo y protección de la Justicia de la Unión a 39 homosexuales y lesbianas que impugnaron el artículo 143 del Código Civil de Oaxaca que regula al matrimonio como una figura a la que sólo pueden acceder las parejas heterosexuales; el acto reclamado fue la discriminación contenida en ese tipo de normas que contienen una exclusión implícita.

Tomando como base esa histórica resolución, y bajo el cobijo de Litigios Estratégicos para la Comunidad LGBTTTI (LITIGA), desde hace a un par de meses se pelea este nuevo caso en el estado.

En el amparo solicitan declarar la inconstitucionalidad de los artículos 147 y 291 bis del Código Civil del estado, que señalan que tanto el matrimonio como el concubinato son la unión de "un solo hombre y una sola mujer".

"Lo anterior debido a la discriminación contenida en esas normas al excluir a las parejas de personas del mismo sexo del acceso a las figuras del matrimonio y del concubinato; esto es así porque tal restricción contiene un mensaje discriminatorio que perjudica a quienes promovemos la presente demanda", señala el amparo.

Por ello, reclaman al Congreso del Estado de Nuevo León la aprobación de los fragmentos de las normativas arriba indicadas, contenidas en los artículos 147 y 291 bis del Código Civil para el Estado de Nuevo León, y al gobernador del Estado la promulgación y orden de publicación.

Sostienen que en estos dos preceptos, el Código Civil del estado es contrario a los artículos 1 y 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como al 1 y 2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

"Negar a las parejas homosexuales los beneficios tangibles e intangibles que son accesibles a las personas heterosexuales a través del matrimonio implica tratar a los homosexuales como si fueran 'ciudadanos de segunda clase'.

"No existe ninguna justificación racional para reconocer a los homosexuales todos los derechos fundamentales que les corresponden como individuos y, al mismo tiempo, reconocerles un conjunto incompleto de derechos cuando se conducen siguiendo su orientación sexual y se vinculan en relaciones estables de pareja", ha señalado la SCJN.

Entidad a la zaga

-Los legisladores de mayoría en el Congreso del Estado han advertido que aceptarían analizar alguna opción de unión legal, siempre y cuando no sea el matrimonio.

-Actualmente, dos iniciativas de reforma se empolvan en las comisiones de dictamen del Legislativo nuevoleonés. En tanto, organizaciones de la comunidad LGBTTTI han emprendido una pelea en tribunales.

-En ella solicitan declarar inconstitucionalidad de los artículos 147 y 219 del Código Civil del estado, que señalan que tanto el matrimonio como el concubinato son la unión entre hombre y mujer.

FOTO: Especial

DANIELA MENDOZA LUNA