25 de febrero de 2014 / 01:33 p.m.

Monterrey.- La Colonia Fontanares ubicada sobre la Avenida Churubusco en la ciudad de Monterrey. Quienes habitan en esta colonia privada, pensaron que encontrarían la tranquilidad junto con su familia, pero no fue así.

Este conjunto habitacional fue construido a un costado de la empresa Recuperadora de Fierro, ubicada sobre la vía a Tampico, pero a finales del 2006 comenzaron los problemas.

Una serie de explosiones comenzaron a presentarse en el interior de esa empresa originado una gran columna de humo y el lanzamiento de residuos metálicos

Desde ese instante, la vida de los habitantes de este fraccionamiento cambio por completo, pues sus calles diariamente lucen como si una capa de neblina se quedara de forma permanente.

"Tienen explosiones muy fuertes y muy seguidas, en una semana ocurren dos", comentó uno de los vecinos afectados.

En una cámara de seguridad se logró captar una de las muchas explosiones que afectan a esta colonia.

En la imagen se observan restos de metales que salen proyectados a diferentes direcciones, cayendo la mayoría de ellos en esta colonia.

El polvo que se observa en esta explosión ocurrido el pasado mes de enero, parece ser solo una gran cantidad de tierra que con el viento se esparce por toda la zona habitacional, pero en realidad es metal molido en grandes cantidades.

Al acercar un imán, las partículas se adhieren demostrando que se trata de metales esparcidos en el ambiente y que son respirados diariamente por quienes viven en esta zona.

Las denuncia fueron interpuestas desde el 2007 a la Semarnat, Profepa, Ecología del Estado llamada ahora desarrollo sustentable, Ecología de Monterrey, Protección Civil estatal y municipal así como la Secretaría de Salud y ninguna de estas dependencias han podido resolver este grave problema.

El Sistema integral de monitoreo ambiental SIMA, realizo cinco estudios en la zona, el primero de ellos del 9 al 30 de marzo del 2007 el resultado fue que la calidad del aire no era satisfactorio con 136 IMECAS de partículas menores a 10 micras.

El segundo monitoreo tuvo el mismo resultado y fue realizado del 18 de julio al 6 de agosto del mismo año, por lo que el municipio de Monterrey cierra las instalaciones de la empresa.

Pero que ocurre, la colonia fue cerrada por los trabajadores al quedarse momentáneamente sin empleo y de acuerdo a los vecinos fue por ordenes de la nueva administración.

El 28 de junio se logra firmar un convenio, pero fallece el propietario y todo esto se viene abajo con la nueva administración de la empresa.

En enero del 2012 se efectúa el tercer monitoreo y el resultado fue de 137 IMECAS  además de que se detecta la presencia de plomo, zinc y arsénico, por lo que el molino es sacado de operación por espacio de dos meses.

El año pasado se efectuó el cuarto monitoreo en el medio ambiente y resultado fue de 220 IMECAS.

Un quinto monitoreo se está llevando a cabo por la Secretaria de Desarrollo Sustentable de gobierno del Estado, pero las explosiones aún siguen presentándose.

Ya son 7 años de que los afectados han acudido a todas las instancias para que su problema sea resuelto, pero administraciones van y vienen y ninguna ha podido dar solución a este grave problema de contaminación.

 

Francisco Javier Cantú

Te puede interesar: Profepa revisará explosiones de empresa en la colonia Fontanares