8 de julio de 2014 / 02:48 p.m.

Monterrey.- Ejidatarios de Bustamante denunciaron a un empresario que los despojó de cerca de mil 600 hectáreas en el ejido Francisco Villa, utilizando engaños y la complacencia de las autoridades.

Desde el 2004 los afectados han emprendido una lucha legal que parece perderse por las maniobras que consideran a todas luces fraudulentas, explica José Antonio González, representante de los ejidatarios.  

José Antonio González, representante de los ejidatarios explica que en 1994, 31 de los ejidatarios realizaron un contrato de arrendamiento con el empresario Nicolás González Flores por 20 años, pero el resto de los 113 propietarios ejidales se opuso y al final el Tribunal Agrario Unitario invalidó el contrato.

Sin embargo, González Flores, con el pretexto de validar el convenio, pidió prestados los títulos de propiedad a sus arrendatarios, que luego cambio a su nombre y de sus familiares, falsificando firmas.

González aseguró que todo esto se hizo con la complicidad de una visitadora de la Procuraduría Agraria de nombre Claudia Torres, quien valido firmas falsas y supuestas huellas digitales que en realidad son manchones de tinta, sin claridad alguna.

Esto permitió que se apoderará de una buena parte del ejido, que cercó, pero se anexó otra parte que no estaba en litigio, para quedarse con poco más de mil 600 hectáreas, que ahora no quiere devolver.

Actualmente los ejidatarios tienen dos juicios pendientes que se han ido alargando, lo que los hace suponer que González Flores esté utilizando influencias o bien, manipulando a las autoridades del Tribunal Agrario con documentos y testimonios falsos.

FRANCISCO ZÚÑIGA