DINORAH ZAMORA
25 de mayo de 2017 / 09:41 a.m.

ESPECIAL.- Nunca imaginó que enfrentar a su acosador le costara un golpe en la cara, tal es el caso de una joven de 22 años, que se dirigía a su casa a bordo de un camión de la ruta 99, en el municipio de Guadalupe.

‘Karla’, acababa de visitar a un familiar cuando se subió al transporte urbano, al no encontrar asientos vacíos tuvo que realizar su viaje de pie como el resto de los pasajeros.

Poco a poco comenzó a incrementarse el número de usuarios y fue cuando la víctima observó a un hombre que intentaba pasar para bajarse del vehículo, pero cuál fue su sorpresa que el individuo se acercó a su oído para decirle ‘tienes buen cu…’.

‘Me asusté, porque lo primero que pensé fue que me iba a tocar, me dio mucho miedo y estuve a punto de llorar, pero estoy harta, no era la primera vez que me pasaba, y ya había escuchado a muchas amigas decir que les dicen cosas peores, entonces me enfrenté a él diciéndole que se hiciera para atrás, que me dejara en paz, y el tipo se asustó’, comentó la afectada.

El hombre furioso por la confrontación le comenzó a gritar ‘desde que me subí vienes sacando el cu… para que te roce’.

Ella molesta por la falsa acusación le contestó que jamás dejaría que la tocara ni aunque fuera accidentalmente, ante la frustración el individuo trató de propinarle un golpe en la cara, a lo cual ella retrocedió y solo le rozó la mejilla.

‘Nadie se había metido, todos te miran con cara de "si te hace algo me meto" esperan a que agreda físicamente, cuando en realidad me está agrediendo desde el momento que me está faltando al respeto, cuando me tiró el golpe, dos muchachos se levantaron y empezaron a decirle cosas, el chófer abrió la puerta y lo bajaron, me dieron el asiento’, mencionó’ Karla’.

Por fortuna solo tiene un ligero moretón cerca del ojo, gracias a su reacción.

En los últimos años se ha incrementado de una manera sorpréndete el acoso hacia las mujeres en la vía pública, razón por la cual sienten temor al salir solas a la calle, están en alerta por cualquier movimiento que vean de las demás personas, e incluso tienen la preocupación de ya no volver jamás a casa.