13 de marzo de 2014 / 12:07 a.m.

Las autoridades ahora luchan porque se haga una ventanilla única para los familiares de los muertos o desaparecidos.

Monterrey.- Representantes del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Nuevo León, entregaron apoyos por mil 200 pesos correspondientes al año 2013, a familiares de pequeños que quedaron "huérfanos de la delincuencia", al perder a su padre o madre o ambos, en algún incidente relacionado con el crimen organizado.

El evento estuvo encabezado por Alfonso Verde Cuenca, presidente del organismo, así como por Carlos González Moncada, titular de Seguridad Escolar de la Secretaría de Educación Pública, con quienes existe el convenio, entre otras personalidades.

A cada uno de los cerca de 20 asistentes, se les entregó el cheque, dinero con el cual las autoridades esperan lo utilicen en apoyo a la educación de los menores.

"Lo que hacemos es entregar este apoyo de mil 200 pesos correspondiente al 2013, pero también le damos seguimiento a estos casos, porque los que la llevan son los pequeños, entonces debemos de asegurarles sus estudios a los niños, que son víctimas de víctimas del crimen organizado", mencionó Verde Cuenca.

El presidente del Consejo Ciudadano aceptó que quizás el apoyo es poco, pero para los afectados en ocasiones representa mucho, más aún que es un sustento integral que se le brinda a la familia.

A raíz de los acontecimientos del crimen organizado en Nuevo León, muchos menores de edad, algunos cursando la primaria, perdieron a su padre que era quien llevaba el gasto familiar, otros a su mamá o incluso, a los dos, ya sea en una balacera, privación ilegal de la libertad u otras cuestiones.

Cabe mencionar que el apoyo es individual, es decir, si alguien dejó a dos, tres o más hijos pequeños, se le entrega a cada uno dicha cantidad mencionada.

Las autoridades ahora luchan porque se haga una ventanilla única para los familiares de los muertos o desaparecidos y no anden a la "vuelta y vuelta", además de que se le brinde el apoyo también a los pequeños que quedaron en la orfandad por algún accidente vial donde hayan muerto sus progenitores.

IRAM OVIEDO