27 de abril de 2014 / 02:06 p.m.

Eran las 13:30 de este sábado y en el salón México de Cintermex empezaba la congregación de unos 400 de los cerca de 12 mil militantes panistas que hay en Nuevo León, según datos de la página oficial del partido.

En lo que esperaban al candidato, repartieron entre ellos banderas con la leyenda "CorderOlivares", la alianza del albiazul para buscar el puesto.

Con más de una hora de retraso, Ernesto Cordero ingresó escoltado por militantes como Fernando Margáin, Alejandra Sada, Alberto Coronado, José Luis Coindreau y Homero Niño, entre otros para así dar comienzo a la ceremonia.

En rueda de prensa, Cordero dijo que el Partido Acción Nacional en el estado está desilusionado por la adopción de costumbres priistas en los últimos tres años.

La decepción, señaló, creada cuando Gustavo Madero estuvo al frente y quien también busca reelegirse, se refleja en la salida de militantes reconocidos que tenían una carrera dentro del partido.

En caso de ganar, expresó, su dirigencia buscaría que esos ex panistas volvieran al partido.

"Hay que ir por ellos otra vez y hay que decirles que el PAN está cambiando, que hay que dar la batalla dentro del partido, que sus señalamientos van a ser atendidos y que la nueva dirigencia hará un gran esfuerzo porque regresen a su casa".

Entre las costumbres que señaló está de la creer que se puede conseguir un voto corporativo y que desde una cúpula se decida la nueva dirigencia.

"Toda esta cargada, que si la cúpula toma una decisión que se va a transmitir a toda la militancia, es una manera de ver las cosas un poco priista.

"Acción Nacional está conformado por ciudadanos libres que militan por voluntad propia y lo peor que puedes hacer es intentar tirarles línea, nadie puede sentirse dueño de la conciencia de un panista".

Cordero explicó que la oposición que representa el PAN ante el gobierno priista es complaciente y aplaudidora.

"Es una oposición que cree que por decirle que sí al gobierno y a Peña Nieto es una oposición que gobierna", puntualizó.

En cuanto a los señalamientos de que en su equipo trabajan priistas, destacó que se trata de signos de desesperación.

Perder las elecciones federales en 2012, también reflejan los errores de Madero, indicó, además de perder el gobierno en cuatro estados y en 180 alcaldías en este periodo.

Cordero aseguró que las encuestas, sin detallar de qué empresa o despacho, lo benefician.

"Si hoy fueran las elecciones, las encuestas nos dan una ventaja de entre 12 y 18 puntos, dependiendo qué encuesta se consulte", declaró.

 

Nadia Venegas