13 de diciembre de 2014 / 03:40 p.m.

Monterrey.- Para la Escuela Adolfo Prieto (EAP), este año no podría cerrar de otra manera sino con una fiesta cultural, que lo mismo ofreció una pasarela de moda, la participación de una compañía de circo o una exposición de serigrafía.

Tras un incierto comienzo de 2014, debido a que las actividades organizadas en el recinto estuvieron a punto de ser reubicadas para convertir el espacio en oficinas de gobierno, la Adolfo Prieto terminó el año con actividades culturales gratuitas.

Desde las 16:00 de este viernes se ofrecieron conciertos donde participó el grupo Tayer y se presentó una exposición de trabajos del taller de serigrafía ofrecido por Luis Lizaola, entre otras actividades.

Wenceslao Ceballos, coordinador de la escuela, celebró que haya sido un año donde no sólo la comunidad cultural se dio cita a los talleres y actividades, sino que éstas fueron acompañadas por público en general y vecinos del Parque Fundidora.

"Ése es el sentido de la escuela, de propiciar un espacio de diálogo y encuentro entre la comunidad cultural y otros públicos donde, en conjunto, se formaron proyectos interdisciplinarios", comentó.

Cada mes se ofrecieron eventos temáticos, donde se invitó a ex trabajadores de la Fundidora de Monterrey, a grupos de sonideros de la colonia Independencia, a miembros de comunidades indígenas y a coleccionistas de Monterrey.

En opinión del Arturo Moctezuma Hurtado, los talleres ofrecidos y los eventos de carácter gratuito, como los martes de fotografía que organizó, propiciaron que mucha gente no relacionada directamente con el gremio cultural conociera a la escuela.

"Al defender la vocación cultural de este inmueble mucha gente lo conoció, en los martes de fotografía llegamos a contar con hasta 50 personas en las charlas", relató.

A la par de las actividades organizadas por Conarte en la Adolfo Prieto, la comunidad organizó el Festival Cultural "La Escuela está viva". Carlos Reynoso, uno de los organizadores, recordó que se ofrecieron 10 ediciones de esta fiesta, las cuales iniciaron justo con la defensa del inmueble en febrero.

"El festival nos permitió defender la vocación cultural del espacio, pero además conocimos a mucha gente que sus padres trabajaron en la Fundidora o que habían estudiado en la escuela, eso fue lo más bonito de este periodo", apuntó.

Las actividades culturales y talleres de la Adolfo Prieto estarán en receso durante fechas decembrinas para retomar su movimiento después de la segunda semana de enero.

TEXTO Y FOTO: GUSTAVO MENDOZA LEMUS