8 de junio de 2014 / 12:35 a.m.

Monterrey.- Pese a que hace unos años Secretaría de Educación prohibió la venta de comida chatarra en las escuelas, en algunas primarias como es el caso de la "Garza Melo" en el centro, se hace caso omiso a esta prohibición.

Pese a que en el 2010 en Senado de la República aprobó la llamada ley anti obesidad, restringiendo la venta de comida chatarra dentro de los planteles educativos, hay algunos que hacen caso omiso a esta ley, como es el caso de la escuela primaria Licenciado Simón de la Garza Melo.

Esta escuela primaria ubicada entre las calles de Tapia y M. M de Llano y Juárez, en el centro de Monterrey, no respeta esta medida ya que tanto dentro como fuera se da la venta de comida chatarra se hace notar.

La cooperativa de la primaria se encuentra sobre la calle M.M de Llano, en ella se puede observar que se venden frituras como duritos, tostadas, papas fritas y otros productos que son considerados con un considerable contenido calórico.

A las afueras de la primaria también se pueden observar vendedores de cacahuates garapiñados, frituras preparadas, tostadas, hot dog y dulces.En paredes del plantel se encuentra un anunció que luce viejo y oxidado con la leyenda "No vendedores en la zona escolar, repórtelalos al 060", lo cual tampoco ocurre y a la salida de los estudiantes se detienen a comprar estos alimentos chatarra.

La ley antiobesidad señala que los alimentos permitidos son productos con un contenido calórico máximo de 320 calorías para estudiantes de secundaria, prohibiendo la venta de refrescos que cuenta con mayor cantidad de calorías.

En cuanto a preescolar los productos no deben de ser mayores a las 200 calorías y para primarias 270.

La ley prevé multas de 12 mil a 16 mil salarios mínimos que equivalen a 689 mil a 919 mil pesos a quienes hagan caso omiso a estas prohibiciones de venta y publicidad de comida chatarra.

Cabe señalar que en el 2012 autoridades escolares a nivel estatal señalaron a partir del 2012 se eliminarían los alimentos chatarra en su totalidad principalmente refrescos.

FOTO: Archivo  

DENISSE MESTA.