DANIELA MENDOZA | MILENIO DIGITAL
31 de julio de 2015 / 11:40 a.m.

Monterrey.- Tan sólo en las ventas de cerveza, las ganancias durante el primer partido en el nuevo estadio de los Rayados de Monterrey podrán alcanzar casi los 5 millones de pesos.

Si se considera que el nuevo hogar que albergará al equipo de futbol tiene un cupo un total de 50 mil personas, y la mayor parte de los asistentes consumen dos cervezas durante el partido, las ganancias solamente de este rubro serán de 4 millones 800 mil pesos -tomando en cuenta que el precio de cerveza más económico, será de 80 pesos, mientras que la más costosa, tendrá un valor de 100 pesos.

Si además se considera que se vendieron poco más de 30 mil abonos, y los precios varían desde los 3 mil 700 hasta los 11 mil, se puede especular que la ganancia únicamente por la venta de lugares para los fanáticos va entre 111 millones de pesos y 330 millones de pesos.

Los abonos más baratos eran de 3 mil 700 pesos, mientras los más caros eran de 11 mil pesos. Y de acuerdo con información del mismo club, se vendieron el 100 por ciento de los abonos que se ofrecieron en un principio.

Cabe mencionar que dentro del estadio no sólo se venderá cerveza, sino también alimentos y bebidas no alcohólicas. La inversión del estadio por la empresa Femsa fue de 200 millones de dólares, cuya deuda fue liberada por Rayados en este año.

FAVORECE A TODOS

Ganancias y grandes ventas relacionadas al futbol no son algo difícil de creer en esta ciudad; los vendedores callejeros, puesteros, de artículos de ropa deportiva y hasta de colección aprovechan el furor de los regiomontanos por este deporte.

Cada vez que se acerca un partido importante, o un evento como la inauguración de este nuevo y esperado estadio, las ventas de los productos relacionados a los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) o a los Rayados de Monterrey se disparan.
Y esto ocurre tanto en tiendas oficiales como en cualquier esquina. Vendedores, puesteros y comerciantes del centro de la ciudad se preparan con una cantidad extra de artículos, y algunos reportan un importante incremento en sus ventas.

"Si, de Tigres y Rayados. Ahorita estamos vendiendo mucho de los dos, por el estadio y los partidos de los Tigres. Casi como si estuviéramos en clásico", explicó Luis Espinosa, quien se dedica a vender estos productos en un cruce del primer cuadro de la ciudad.

Pero no son los únicos beneficiados por el fanatismo regio hacia el futbol: vendedores de comida, papas, refrescos, jugos, aguas frías y demás ya están preparados para acercarse a los alrededores del nuevo estadio este fin de semana, para captar la mayor cantidad de clientes, reconociendo que este tipo de evento reúne a una gran cantidad de aficionados en un mismo lugar.