ZYNTIA VANEGAS | @ZyntiaVanegas
21 de abril de 2016 / 07:59 a.m.

Monterrey.- Ecovía inició operaciones el 28 de enero de 2014, sin embargo los usuarios se siguen quejando de este sistema de transporte.

En redes sociales, Aurelio García exhibió las condiciones en las que se viaja en este medio que prometía ser mejor a lo que estaban acostumbrados.

Ante el video que difundió en su cuenta de Facebook, TELEDIARIO acudió a constatar esta situación con cámara en mano, pero se nos impidió el acceso.

“Hágase para allá aquí no puede estar, porque así me dijeron que no puede estar”, mencionó un guardia.

Optamos por quitarnos el micrófono y grabar como cualquier ciudadano que aborda estas unidades y esto fue lo que encontramos.

Iniciamos en la estación Mitras donde hicimos una fila de más de quince minutos para abordar un camión entre empujones de quienes bajaban y quienes buscábamos subir.

Ya al interior se pudo constatar que solo existen 18 asientos, el resto de espacio estaba ocupado por 25 personas de pie, algunas con mochilas o bolsas, situación que reduce mucho más el espacio.

En total eran 43 personas en el interior que apenas cabían casi unas encima de otras.

En días pasados el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, dijo que la concesión señala que Ecovía debía tener capacidad para trasladar a 120 pasajeros, y sin embargo solo acepta a 80 usuarios, pero comprobamos que no caben ni 50, lo que parece que la autoridad ignora.

Durante nuestro recorrido nadie bajaba solo subían, aunque ya no cabía nadie más, lo que obliga a estar revisando las bolsas del pantalón para evitar que en un descuido roben las pertenencias.

Entre los tumultos las mujeres cuentan sus experiencias.

“Han sucedido cosas y uno reporta cuando es la conexión del Metro a Ecovía. No hay vigilancia. Vienen molestando los hombres y les dices a los guardias y no hacen caso”, contó una usuaria.

Algunos ya están acostumbrados a que sea la misma historia todos los días, no solo la Ecovía sino también en el Metro y en cualquier otro sistema de transporte.

A esto se suman los accidentes, la constante falla en las máquinas para cargar la tarjeta, el clima apagado y la falta de servicio de Internet que sería gratuito en todas las estaciones.

Así una muestra del reto que implica viajar en la Ecovía en Nuevo León.