AGUSTÍN MARTÍNEZ
25 de mayo de 2017 / 08:27 p.m.

MONTERREY.- Aquella tarde de miércoles, los familiares de Marlon tuvieron una desagradable corazonada. Les llamaron de la escuela técnica donde el joven estudiaba. Los requerían de inmediato, pues algo malo le había pasado.

Nunca imaginaron cuán trágica sería la noticia: El estudiante de 18 años había recibido momentos antes una puñalada a manos de uno de sus compañeros, afuera del plantel y a escasos minutos de haber terminado las clases.

Marlon fue llevado de inmediato a un hospital, pero no pudo resistir, y murió esa misma tarde.

Sus seres queridos y sus vecinos de la colonia Fomerrey 24, en el norte de Monterrey, están muy tristes y consternados.

“Pues no contábamos con que hubiera sido él. Nada más que, como quiera, sí estamos un poco adoloridos por lo que le pasó”, el señor Rolando González Lara, un tío de la víctima.

A decir de sus familiares, Marlon Iván Guzmán Cortez era como cualquier chico de su edad: Inquieto, alegre, a veces rebelde, pero siempre responsable con sus deberes en la escuela.

Habitaba en la calle Albañiles, de la colonia Fomerrey 24, donde sus vecinos se niegan a darle crédito a la fatalidad.

“Estudiante. Él para nada era conflictivo. Tenía sus compañeros de la escuela, y muy seguido convivía con todos ellos”, agregó su tío afuera de la vivienda familiar.

Guzmán Cortez terminaría el próximo mes de julio una carrera técnica en comunicaciones, en el CONALEP de la colonia Valle Verde.

La señora Martha Salazar, tía del ahora occiso, consideró que la disciplina en dicho plantel se les salió de control a los directivos, lo cual quedó evidenciado la tarde del miércoles.

“Y allí lo que debe haber es mayor vigilancia; una buena autoridad. Que los vigilen bien adentro del colegio. Que haya respeto entre los alumnos. Que haya respeto”, manifestó.

Tras el violento incidente ocurrido en las avenidas Ruiz Cortines y Primero de Mayo, las autoridades detuvieron como probable responsable de la agresión al también estudiante Alberto David, de 16 años.

La familia de la víctima desea que las autoridades integren bien la carpeta de investigación y apliquen la Ley con rigor, pues no desean que ocurra nuevamente un caso como ese.

“Pues que ahorita ya nada va a devolverle la vida a él. Y ahorita más que todo, queremos que se haga justicia. Nada más. ¿Ahorita qué otra cosa que podemos esperar ya?”, cuestionó.

El cuerpo del muchacho comenzó a ser velado la tarde-noche del jueves en una funeraria ubicada por la avenida Colón, en el centro de Monterrey.