AGUSTÍN MARTÍNEZ
27 de noviembre de 2017 / 09:47 p.m.

MONTERREY.- Mensajes de consternación, y también de repudio contra la violencia, no se hicieron esperar a través de las redes sociales tras el asesinato del estudiante y músico Alejandro Isaac Cruz Beltrán.

Es la persona que el pasado fin de semana murió en la vía pública, en la colonia Villa Mitras, de Monterrey, al ser atacado por un asaltante que lo despojó de su cartera y su chamarra.

Un familiar del joven de 19 años publicó en su perfil de Facebook el dolor que todos sienten ante la irreparable pérdida, y a la vez tratan de encontrar consuelo.

“Señor, Tú solamente sabes por qué permites que sucedan las cosas. Esto que estamos viviendo todos juntos, como familia, es una prueba inmensa e infinita de mucha fe”, escribió la persona.

El mismo cibernauta, de alguna forma, se despide del ser querido, arrebatado de manera irremediable por la violencia y la inseguridad que imperan en toda la zona metropolitana.

“Hoy, lamentablemente, partiste al Cielo tú, Alejandro Cruz, y ahora también gozas ya de la presencia de Dios, al igual que mi hermoso padre”, publicó el familiar durante el fin de semana.

El homicidio del guitarrista continúa impune. Los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones han entrevistado a algunos habitantes de la zona donde ocurrieron los hechos, pero no han encontrado mayores pistas.

Cruz Beltrán, quien era una persona sana, dedicada a sus estudios de Música y a un grupo de música moderna, falleció a causa de una herida de arma blanca en el costado izquierdo.

Sus restos fueron despedidos la mañana del lunes, después de ser velados en una funeraria ubicada por la zona de Valle Oriente, en el municipio de San Pedro Garza García.

El crimen fue cometido alrededor de las 2:00 horas del pasado sábado 25 de noviembre en las calles Cofre de Perote y Kilimanjaro, en la colonia Villa Mitras, a escasos metros de una caseta de Policía que estaba sola.

Junto a un parque público quedó el cuerpo del infortunado, quien habría sido sorprendido y atacado por una o más personas, quienes lo despojaron de su cartera y su chamarra.

Dichos objetos fueron encontrados a pocos metros del cadáver, pues el o los delincuentes los arrojaron al momento de correr y percatarse de la magnitud del incidente.


pjt