15 de septiembre de 2014 / 09:55 p.m.

 

 

 

MONTERREY.- La panista Imelda Alejandro de la Garza, acudió este lunes a la Procuraduría de General de Justicia del Estado (PGJE) a pedir una cita con el procurador Adrián de la Garza, a fin de solicitar elementos ministeriales para los municipios de la zona norte del estado.

La legisladora local llevó consigo un mapa del estado de Nuevo León para mostrar al Procurador que la entidad está compuesta por 51 municipios, pero se ha olvidado de los de la zona norte.

Esto luego del recorrido que realizó el pasado jueves por los municipios Sabinas Hidalgo, Villaldama y Anáhuac, donde se corroboró la ausencia de agentes ministeriales y el incremento en los índices delictivos.

"Nos complace que la zona citrícola se haya sumado a esta demanda donde se solicita mayor capacitación y que vuelvan las unidades de investigación, no estamos cuestionando el nuevo sistema ni el procedimiento, lo que estamos demandando es que vuelvan las agencias del Ministerio Público a los municipios rurales de Nuevo León.

"Es un llamado al Procurador para un trato equitativo, que no se les trate a las zonas rurales como de primera, segunda o tercera, esperamos un trato equitativo", expresó Imelda Alejandro de la Garza.

Asimismo, la legisladora albiazul entregó un oficio en el que solicita nuevamente una cita con el Procurador del Estado, asegurando que éste no le ha dado respuesta a sus demandas de mayor seguridad para los municipios rurales ante el aumento de los robos de diversa índole.

También entregó una copia del punto de acuerdo aprobado la semana pasada en el Congreso del Estado, en el que por mayoría se autorizó la reactivación de agentes ministeriales en los mencionados municipios.

Según los datos revelados la semana pasada, hasta el momento los municipios de la zona norte se mantienen solamente con Centros de Orientación de Denuncia, atendidos por agentes orientadores pero no operativos, y además se obliga a los ciudadanos a que acudan al municipio de Escobedo a ratificar la denuncia, lo que desalienta el proceso.

FOTO: Especial

REYNALDO OCHOA