22 de julio de 2014 / 01:37 p.m.

Monterrey.- Aquella parecía una tarde normal. El intenso calor veraniego de Monterrey era hasta ese momento lo más sobresaliente de la jornada.

De pronto, cuando el reloj marcaba las 14:00 horas de aquel 22 de julio, un estruendo sacudió la planta acerera de Ternium, ubicada en San Nicolás, frente a Ciudad Universitaria.

En un instante el fuego y la densa columna de humo fueron visibles casi desde cualquier punto de la ciudad.

El comandante del Cuerpo de Bomberos de Nuevo León, Andrés Molina Irigoyen, recuerda aquellos momentos.

"Me dijeron que necesitaban apoyo personal, pero nosotros necesitaban entrar con las unidades".

Minutos después estaba ya frente a la imagen de la tragedia. Con otros rescatistas y personal de la brigada interna, ayudó a trabajadores a descender.

Con más de 40 años de experiencia, el comandante Molina consideró ese episodio como el más dramático de su carrera.

"Fue dramático ver personal conocidos que te hablan por tu nombre y te preguntaban: cómo estoy, voy a estar bien", dijo Andrés Molina.

Aquella tarde fallecieron dos personas pero la cifra se incrementó a 11 en el transcurso de los días.

A 10 días del incidente, la Procuraduría reveló que la causa fue la acumulación de gas metano en una tolva, debido a una falla en el sistema de bloqueo.

El Municipio de San Nicolás multó con 647 mil pesos a la planta por incumplir las normas de seguridad y obstaculizar la labor policiaca.

Posteriormente, en los medios informativos se hicieron escuchar organismos e instituciones contra la operación de la compañía.

En su momento hubo voces que se manifestaron en contra de la operación de esta empresa en el área al considerar que había riesgos, pero hasta el momento no se ha dado a conocer alguna resolución por las quejas que se presentaron ante las autoridades ambientales a nivel federal.

UNA HERIDA QUE NO SANA

Algunos de los lesionados fueron hospitalizados aquí en Monterrey, pero hubo quienes por la gravedad de las heridas fueron trasladados a Galveston, Texas. Solo dos de los lesionados regresaron con sus familias.

Este medio buscó entrevistas con directivos de Ternium, pero declinaron hacer comentarios.

El 28 de enero de este año, durante un discurso ante egresados de una universidad, el presidente de la compañía, Máximo Bedoya, adjudicó la tragedia a fallas humanas y materiales.

El ejecutivo de origen argentino expresó que el episodio representa uno de sus máximos fracasos: Me sigo sintiendo totalmente responsable de lo que pasó.

Lo cierto es que la explosión en Ternium representa para la sociedad regiomontana una herida que poco a poco ha ido cerrando, aunque el recuerdo sigue vivo, y sigue siendo triste, para quienes perdieron a un ser querido.

VÍCTIMAS MORTALES DE LA EXPLOSIÓN 1- Moisés Silva Martínez, 47 años.2- Pablo Liñán Montemayor, 37 años.3- Luis Alfredo Gómez González, 20 años.4- Martín Héctor Villarreal Almaguer, 48 años.5- Ever Armando Esparza Robles, 19 años.6- Juan Antonio Llamas Rodríguez,50 años.7- Lucio Espíndola Esquivel, 32 años.8- Miguel Ángel Ruiz Posadas, 41 años.9- Rubén Cabrales Maciel, 56 años.10- Uriel Ramírez Villanueva, 20 años.11- Josué Ricardo Regalado Sánchez, 24 años.

 

FOTO: Archivo

AGUSTÍN MARTÍNEZ