GUSTAVO MENDOZA LEMUS
4 de marzo de 2016 / 05:25 p.m.

Monterrey.- La esclavitud existe en el siglo XXI y pasa desapercibida en la sociedad. Se trata de una sumisión al uso de las redes sociales, cuyas cadenas nos tienen atados al celular aunque parece no molestarnos tanto.

A decir de la especialista Luz Velázquez Reyes, la dependencia a las redes sociales y al celular es tal que genera distintos niveles de violencia, desde la depresión por no recibir la "aprobación" social, hasta fenómenos como el sexting.

Velázquez impartió la conferencia La construcción de la juventud y el lado oscuro del uso de TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) en la Facultad de Psicología, dentro del ciclo Diversas Miradas a Las Violencias en la Escuela y Ciberespacio.

La especialista puntualizó: "No se trata de pedir que evitemos el uso de internet y el celular, lo que se busca es cuestionar y sospechar del uso a las nuevas tecnologías".

"Hoy somos esclavos del celular. Hablamos que el consumismo, como dice Bauman, que no es el comprar y comprar cosas, sino que es el breve sentimiento de goce que nos dan", refiere la catedrática del Instituto Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México (ISCEEM).

El abuso de las tecnologías de la información y comunicación está generando un fenómeno que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha denominado como "adicciones sin sustancia".

Uno de ellos es el phonbies, refiriéndose a personas que caminan "como zombies" viendo el celular y aislados del mundo exterior.
Otro fenómeno es la heroína electrónica, es decir, la adicción a juegos de azar y compras compulsivas.

Expuso la necesidad de combatir la discriminación a las mujeres en situaciones como el sexting, que es el envío de imágenes o videos sexuales a través de móviles.

"El hombre que practica sexting se vuelve muy popular en redes sociales, mientras que la mujer se vuelve una víctima".