RICARDO ALANÍS
2 de septiembre de 2016 / 12:25 p.m.

MONTERREY.- El número de extorsiones creció hasta siete veces en Nuevo León y los delitos sexuales van al alza, reveló la plataforma ¿Cómo Vamos, Nuevo León? con estadísticas del Instituto para la Economía y la Paz.

El estudio también midió las consecuencias directas de la violencia, que en el estado generaron, en términos económicos, un gasto de 71 mil millones de pesos en 2015 por parte del Gobierno y la iniciativa privada, lo que representa el 5.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Patricia de Obeso, integrante del citado instituto, precisó que esta cantidad deriva de lo que gastan los gobiernos en policías y en el sistema judicial; así como las empresas en esquemas de seguridad, entre otras cosas.

Lo anterior fue informado en un evento realizado este jueves en el Museo Metropolitano, donde los organizadores fueron plantados por el secretario general de Gobierno, Manuel González Flores; el secretario de Seguridad Pública, general Cuauhtémoc Antúnez Pérez; y el procurador de Justicia, Roberto Flores Treviño.

En la conferencia se informó que los delitos de robo, asalto, secuestro y homicidio van a la baja. En todos los casos, las mediciones fueron realizadas en los últimos cinco años.

“Lo medimos a través de los costos directos de la violencia, es decir, cuánto gastan los gobiernos en policías y en el sistema judicial, cuánto gastan las empresas en seguros; pero más importante que eso es tomar los costos indirectos de la violencia, aquellos que no nos comunica el gobierno, es decir, cuánto nos cuesta en México el miedo, cuánto nos cuesta en seguridad, cuánto nos cuesta en sufrimiento, que una familia se quede sin un padre por un homicidio. Hay pérdidas salariales, cuánto le cuesta a una familia que un miembro esté en la cárcel.

“Entonces todo eso lo tomamos en cuenta y lo tomamos en 2015 para Nuevo León en 71 mil millones de pesos, es decir, el 5.8 por ciento del PIB equivalente y casi 14 mil pesos por ciudadano; nosotros le llamamos como un impuesto a la seguridad, nosotros le llamamos como un impuesto a la inseguridad que se nos está cobrando como ciudadanos”, declaró De Obeso.

Por otra parte, en el mismo evento también presentaron los resultados de Nuevo León en el Índice de Paz México 2016.

En ese ranking, aseguraron, hay una mejora, y dijeron que esto es un compromiso para el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

Asimismo, explicaron que los indicadores con los que ellos miden lo que llaman “paz positiva” son: bajos niveles de corrupción, aceptación de los derechos de los demás, libre flujo de información y buen funcionamiento del gobierno, por lo que consideran que Nuevo León ocupa para ellos el “primer lugar” en ese sentido.