13 de febrero de 2014 / 02:36 a.m.

Monterrey.- Su materia prima es la voluntad, el deseo de ayudar y las donaciones que reciben de otros.

Su oficio, fabricar sonrisas en personas enfermas, en familiares de éstos y en general, de cualquiera que los necesita.

"El proyecto de Fabricando Sonrisas surgió para hacer algo por la necesidad que veíamos en hospitales y en casos que pasaban por la televisión, de gente que tenía enfermedades graves y mucha pobreza". 

Así fue como empezaron, cuenta Lea Guillén. Su amiga Sarahí Villarreal lanzó la convocatoria por las redes sociales y ella se unió. Luego, se han unido otros voluntarios, aunque ellas dos son las que se encargan de coordinar todas las actividades.

El domingo, junto a la Nave Sopladores de Fundidora, estarán recibiendo donativos, y a cambio, quienes acudan, tendrán derecho a una sesión fotográfica con cuatro profesionales que están donando su tiempo y su arte.

Es para reunir fondos para niños enfermos de cáncer. "Quienes vayan el domingo, y lleguen un donativo, en especie o en efectivo, podrán tener una sesión fotográfica de 15 minutos, todas las fotos que se alcancen a tomar, y se les pone en un disco y se las llevan, para que ellos impriman", dijo Lea Guillén.

Los voluntarios de Fabricando Sonrisas trabajan en los hospitales, llevando comida a los familiares de los enfermos, que muchas veces viven y duermen en la calle, sin un peso para comprar comida.

"Nosotros hacemos algo de comida, pero si alguien nos dona 100 tacos, vamos y los repartimos. El otro día nos dieron unas cobijas, y en cinco minutos ya se habían acabado. Hay mucha necesidad, una señora me decía: Tengo mucho frío, pero no queiro cobija, quiero un taco, porque tengo más hambre. Es triste todo eso". 

Lea Guillén espera que la gente despierte su espíritu altruista y los ayude el domingo. "Quienes no puedan ir, nos pueden hablar, estamos en Facebook como Fabricando Sonrisas, y pueden llamarnos por  teléfono, y nosotros acudimos por el donativo". 

El dinero en efectivo que reciben, lo canalizan para apoyar a enfermos, sobre todo de cáncer.

"Hay gente que no tiene ni para el camión, o va en el camión con el niño cargado y todas los tubos colgando. Por eso, les das cincuenta o cien pesos, para que al menos puedan llevar al niño a su tratamiento". 

Otras veces, ayudan a cumplir el sueño de algún niño a quien ya se le acabaron todas las opciones.

"Tenemos un caso de un niño, que tiene cáncer en el estómago. Su papá murió de cáncer, su madre tiene cáncer de mama y él todo lo que quería era tener una carne asada. Le vamos a hacer su fiesta de cumpleaños". 

Fabricando Sonrisas recibe donativos en el 811183 82 49, o por medio del Facebook, en Fabricando Sonrisas.

FRANCISCO ZÚÑIGA