13 de abril de 2014 / 05:39 p.m.

Monterrey.- Es una factura impagable la pederastia, aseguró el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, luego de que el Papa Francisco pidió perdón por delitos cometidos por miembros de la Iglesia Católica.

Monseñor reconoció que los casos denunciados son irreparables y dañan la fe de los católicos.

"La iglesia sabe que los delitos de esa índole nunca quedan pagados, al contrario, queda un fractura, un dolor histórico. Pero lo mas importante ahorita es decir que no vuelva a suceder y si alguno comete una falla, que sea castigado como lo merece", aseguró.

Ningún obispo en ninguna iglesia, dijo, pueden permitir que se sigan cometiendo ese tipo de delitos.

Ante esta situación, invitó a los feligreses a denunciar directamente al Ministerio Público sin tener que acudir primero con alguna autoridad de la Iglesia.

Guadalupe Sánchez Pacheco