DANIELA GARCÍA
18 de mayo de 2016 / 08:43 a.m.

Monterrey.- Los pocos fondos de financiamiento, falta de confianza en proyectos en desarrollo por parte de inversionistas y falta de capacitación en materia de manejo de negocios son los principales retos que enfrentan los microempresarios y emprendedores de Nuevo León, insistió la directora de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope), Catalina Domínguez.

De acuerdo a la directora de la cámara empresarial, han detectado que son diferentes factores los que afectan a este sector del comercio, pero la falta de recursos financieros son los que más orillan a los empresarios a cerrar sus negocios o a no llevarlos ni siquiera a la acción, aunado a las altas tasas de interés que deben pagar cuando solicitan un crédito.

Por lo que la Canacope se encuentra actualmente trabajando en una iniciativa propia para crear un fondo de recursos propios, que puedan utilizar para apoyar a los emprendedores con proyectos innovadores y con posibilidades de éxito, sin necesidad de aplicar ante otras instancias por el financiamiento o tener que pagar altas tasas de interés.

“Hay mucha impotencia porque no hay a donde canalizarlos o ayudarlos para que puedan obtener ese financiamiento que requieren para sus proyectos, y hay proyectos muy buenos. Y más cuando ya tenemos modelo de negocio probado, que lamentablemente tenemos que solicitar financiamientos, que batallan mucho para salir, porque las tasas son muy elevadas.

“No digo que no haya opciones en el mercado, pues sí las hay. Pero es un financiamiento muy caro y si hay tanto anuncio de emprendedores, pues vamos a confiar en los emprendedores. Y para eso estamos las Cámaras, para evaluar que los proyectos sean productivos, porque aquí los tenemos y hace falta más cercanía, más confianza y más comunicación”, consideró Domínguez.

Pero el financiamiento no es el único problema, insistió la directora de Canacope. La falta de capacitación para manejar un negocio, y el poco interés de las generaciones más jóvenes de mantener el negocio familiar son otras de las razones por las que los comercios pequeños cierran sus puertas.

Es por esto que la cámara ha mantenido un número constante de afiliados; ronda los 5 mil asociados, ya que aunque se suman nuevos, hay otros que cierran sus negocios y dejan de trabajar en el sector comercio.

“Nos hemos mantenido en este promedio porque tenemos una generación de comerciantes mayores y los hijos no han querido incorporarse al negocio”.