11 de febrero de 2014 / 12:33 a.m.

  

Monterrey.- La mayor parte de las mujeres asesinadas por su pareja ya habían presentado sus denuncias, pero no existe una respuesta rápida y adecuada porque en el Estado se carece de una política pública para atacar y prevenir la violencia intrafamiliar.

Alejandra Vela Garza, directora de Alternativas Pacíficas, dijo que para bajar los índices en este delito se necesita ayudar a las victimas a lograr independencia económica para lograr su autonomía social.

"No se ha dado ese seguimiento, sólo hay denuncias y lo que se necesita es un seguimiento, saber qué pasa con esas mujeres, ayudarlas", explicó la activista social.

Aclaró que es difícil saber cuántas mujeres y sus hijos son víctimas de esta violencia intrafamiliar, pues la cifra negra todavía es desconocida.

La mayoría de las víctimas son mujeres, sin embargo, la falta de programas de gobierno para atenderlas, agrava el problema.

En esos casos, la mujer huye muchas veces con sus hijos y necesita un hogar, un trabajo que le permita solventar sus necesidades económicas y no siempre existe un apoyo para sacarlas adelante.

"Porque es muy frustrante cuando atendemos mujeres, víctimas de violencia, que no tenemos que ofrecerles, más que un trabajo donde ganan 800 pesos a la semana, no tenemos guarderías para que dejen a sus hijos y se vayan a trabajar", comentó.

Lo que ocupa es trabajo digno, porque eso le da casa y escuela a sus hijos y que haya respuesta rápida a su denuncia y que sea la respuesta correcta.

Estos programas sólo el Gobierno tiene la capacidad de ofrecerlos, pero no existe una política pública encaminada a esto.

"Necesitamos hacer estrategias para realmente poder ofrecerles a estas mujeres que es lo que sigue", agregó.

Además, aseguró que los esfuerzos por parte de la sociedad civil muchas veces no son suficientes, pues no les brinda esa oportunidad de ser autosuficientes.

Vela Garza dijo que esta problemática es parte de la inseguridad social y viene desde el hogar; sin embargo, repercute proyectando conductas antisociales de quienes la viven a diario.

Francisco Zúñiga Esquivel