18 de junio de 2014 / 12:26 p.m.

Monterrey.- La ley que sanciona a los conductores ebrios es adecuada, lo que falta es la voluntad política de los municipios para aplicarla, pues ninguno tiene los mecanismos legales para llevar un control de reincidentes, y ni siquiera se preocupa por mantenerlos bajo arresto al menos mientras se les baja la borrachera, esto aseguró el presidente del grupo NACE, Ricardo Cantú Jauquens.

Ricardo Cantú Jauquens, de No a Conducir Ebrios (NACE), reconoce que toda ley es perfectible, y la de alcoholes sin duda puede mejorarse, pero el problema principal es que no se aplica.

La ley marca arresto de 8 a 12 horas, obligación de tomar pláticas de rehabilitación y retiro de licencia por tres meses, pero no se cumple.

Lo que olvidan es que la ley es clara, y debe ser aplicada siempre. Recomendó incluso sanciones para los municipios negligentes.

La idea del Gobierno de presentar una nueva propuesta de ley es buena, pues es importante determinar qué autoridad es la responsable de que se aplique la ley en cuanto a los conductores ebrios, pues aunque la impartan los municipios, puede ser una dependencia como la Secretaría de Salud la que supervise su cumplimiento por parte de éstos.

Hasta el momento, el presidente de NACE,  desconoce si se está preparando alguna nueva ley o reforma sobre el tema, pues el único municipio que se ha acercado con NACE ha sido San Pedro, para afinar cómo se aplicará en el futuro inmediato.

FRANCISCO ZÚÑIGA