MARCELA PERALES @marce_reportera
4 de julio de 2016 / 09:01 a.m.

MONTERREY.- Uno de los debates más fuertes y actuales en México es el de los matrimonios igualitarios. A pesar de que hace un año la Suprema Corte de Justicia los legalizó en el país, en Nuevo León siguen representando una verdadera odisea.

A continuación mostraremos la historia de Fidel y Joaquín.

"No puedo decirte que todo es 'color de rosa' porque hay discusiones como cualquiera, pero al final si quieres estar con una persona luchas para que todo funcione", dice Fidel Cardona.

"Son las ganas que tengan de tener una relación seria y sacarla adelante", expresa Joaquín Guerrero.

Ellos son originarios de Monterrey, llevan 11 años juntos, cinco de ellos, unidos en matrimonio.

Al no estar permitido, no pudieron casarse en Nuevo León, lo hicieron en el Distrito Federal, pero no como ellos hubieran querido.

"Nos hubiera gustado más estar con nuestras familias y amistades en ese momento", dijo Joaquín.

"No nos pudo acompañar nadie, no pudimos elegir una fecha como cualquier pareja hubiera querido, realmente tuvimos que mover muchas cosas", mencionó Fidel.

Antes de partir al Distrito Federal, en Monterrey organizaron una despedida, como las parejas acostumbran, pero también fueron discriminados.

"En el salón, el día del evento, una hora antes nos canceló, no le parecía al dueño por ser pareja homosexual", recuerda Fidel.

Finalmente hicieron una recepción y celebraron previo a su boda.

Ellos son uno de los cerca de 150 matrimonios igualitarios que existen en Nuevo León, según información de la Comunidad LGBT.

Por su parte, el Proyecto Litiga, que ayuda al proceso legal de los interesados, ha interpuesto 15 juicios de amparo en el Estado, de los cuales se ha recibido la sentencia de 12, y solo 3 han logrado casarse bajo procesos de larga duración.

"La primer pareja que se casó en febrero, tuvo que esperar 23 meses. Desde que presentaron su solicitud, recibieron su sentencia y se casaron, fueron 23 meses, poco a poco se van achicando los tiempos, pero definitivamente no estamos preparados por debajo de 18 meses", señala Angélica Hernández, de Proyecto Litiga.

En junio del 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional los códigos civiles donde el matrimonio se entienda solamente como la unión entre hombre y mujer, con fines de procreación.

Sin embargo, un año después, el artículo 147 del Código Civil de Nuevo León, no ha sido modificado.

"¿Qué le ha faltado? Le ha faltado voluntad política, es voluntad lo que le ha faltado al diputado para hacer leyes o modificar estas", dijo Mario Rodríguez Platas, vocero del Colectivo LGTB.

"El matrimonio es un contrato civil y desde esa perspectiva el Congreso debe verlo, pueden opinar todas las iglesias, están en su derecho, lo que no pueden hacer es mentir, violar la ley e incentivar el odio", señaló.

A la fecha, las únicas entidades que han modificado su código civil para permitir el matrimonio igualitario son: el Distrito Federal, Coahuila, Nayarit, Campeche, Michoacán, Colima y Quintana Roo.

Por acción de inconstitucionalidad lo ha hecho Jalisco y por reforma constitucional, Chihuahua y Morelos.

El tema podría retomarse el próximo septiembre en el Congreso Local.

¿Pero, cual es la opinión de la Iglesia, en este sentido? En el siguiente reportaje le diremos.

"No les estamos pidiendo mucho, realmente es nada mas que se respeten nuestro derecho, que nos respeten por igual y eso no conlleva a quitarle a ellos lo que ya gozan".