3 de noviembre de 2014 / 12:29 a.m.

 

Monterrey.- Por más de 20 años la familia Rivera Cardona ha peregrinado hasta el Santuario de la Virgen de Guadalupe para dar gracias y para pedir que la familia se mantenga siempre unida.

La tradición religiosa de esta familia la iniciaron dos hermanas, quienes hace más de 15 años fallecieron.

"Hace 24 años las iniciadoras fueron dos hermanas que fallecieron, una falleció contagiada de VIH, otra falleció en un accidente, ya nadie iba a continuar con la danza y yo la tomé.

"Año con año venimos con mucha gente o con poca gente, pero la tradición no se acaba", contó Martha Cardona.

Cada año la familia se organiza, marcha danzando y orando con el recuerdo por la ausencia de las dos hermanas que se adelantaron en el camino a la eternidad.

Una de ellas fue abandonada por su pareja con tres niños; murió atropellada por un camión, duró cinco días hospitalizada. La otra hermana fue contagiada por su pareja con el virus de Sida y al año falleció.

Pero el recuerdo de los seres queridos se ha convertido en un motivo de unidad y de devoción a la virgen.

"Con más devoción venimos a pedirle a la virgen que nos cuide a todos, tanto a la familia como a los que nos acompañan"

Las nuevas generaciones de la familia Cardona aprenden la danza de los matachines y el ritmo de los tambores para participar en el rito de fe y tradición familiar.

FOTO: Guadalupe Sánchez

GUADALUPE SÁNCHEZ