AGUSTÍN MARTÍNEZ
14 de junio de 2016 / 06:10 a.m.

Monterrey.- Durante los días de zozobra, los familiares de José Hebert siempre tuvieron la esperanza de encontrarlo bien, de encontrarlo con vida.

El joven de 32 años desapareció la madrugada del 31 de mayo tras ser detenido en forma arbitraria por oficiales de la Fuerza Civil, quienes ya se encuentran en prisión.

Familiares y conocidos de la víctima manifestaron su deseo de que se haga justicia y se castigue en forma ejemplar a los elementos policiacos que participaron en los hechos.

Los restos de José Hebert Eloir Carranza Flores fueron cremados el lunes. Por la tarde se oficiaría una misa en su memoria en el templo Santo Domingo de Guzmán, de la colonia Aquiles Serdán, donde él radicaba.

Por ahora están detenidos cuatro elementos de Fuerza Civil presuntamente involucrados en la desaparición y posterior muerte del soldador.

Los oficiales acusados del delito de desaparición forzada son Juan Carlos Serrato Limones, Edwin Gerardo Torres Rubio, Juan Antonio Mejía García y Luis Fernando Romo Alcántara.

En sus declaraciones ante la autoridad, los policías señalaron que tras subir al joven a la patrulla, después de sacarlo de su casa, se desvaneció y no pudieron reanimarlo.

Aseguraron que otro oficial, que no fue detenido, les indicó deshacerse del cadáver en un despoblado, dejándolo cerca de una caseta de la autopista en Guadalupe.