MAYTE VILLASANA
27 de diciembre de 2017 / 04:43 p.m.

MONTERREY.- Cuando regresaba de una posada junto a sus padres, una bala perdida le arrebató la salud al pequeño Andrik Daniel Alvarado Moreno, de apenas 4 años de edad, víctima de un enfrentamiento.

El ataque se registró la noche del lunes y hoy se encuentra grave en el área de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario, en donde los médicos especialistas hacen todo lo posible por sacarlo del coma.

Aunque ese día fue intervenido quirúrgicamente para retirarle varios coágulos, sus familiares necesitan reponer la transfusión en el Banco de Sangre del hospital.

Su madre, Dora Moreno Vásquez, aclaró que ellos caminaban rumbo a su domicilio cuando se registró el enfrentamiento entre otras personas ajenos a ellos, y una bala hizo blanco en la cabeza del menor.

"Nosotros íbamos pasando cuando ocurrieron los hechos, quiero que se aclare eso (...), por otra parte, el reporte es que todavía está grave y el niño puede durar horas, días, nos dijeron que nos preparemos para lo que venga".

La mujer indicó que su esposo se dedica a la albañilería, por lo que no tienen problemas con nadie y tienes años habitando en el sector de la Independencia, en Monterrey.

Por su parte, Osvaldo Alvarado Moreno, tío del niño, exigió justicia a las autoridades para que den con los responsables que esta semana le robaron la estabilidad a toda la familia.

"Ahorita nos faltan donadores de sangre, al menos cuatro, de cualquier tipo. Necesitamos ayuda económica también, todos somos albañiles, pero ahorita estamos concentrados en el hospital, no estamos trabajando".

El pequeño y sus familiares requieren del apoyo de la ciudadanía, por lo que los interesados pueden llamar al teléfono celular (044) 812-257-84-61.

Además los familiares de Andrik aclararon que desconocen al adolescente que también resultó lesionado.


pjt