Marilú Oviedo
28 de abril de 2014 / 12:07 p.m.

Monterrey.- Un escenario en blanco y amarillo, como los colores del Vaticano, decenas de elementos de seguridad... todo estaba listo para la gran ceremonia que se realizaría con motivo de la canonización de Juan Pablo II y Juan XX III.

Los feligreses llegaron desde temprana hora al lecho del río Santa Catarina a la altura del Puente del Papa.

Alrededor de las 15:00 horas inició el concierto del grupo "Vive Cátolico", con lo cual los presentes comenzaron a calentar ánimos con canciones como Amigo, Hay una Promesa y El Espíritu Santo.

El Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, también llegó temprano, a las 15:45 horas, y saludó de mano a decenas de fieles y se tomó algunas fotografías.

Antes de que comenzara la misa, nos brindó unas palabras.

"Estamos muy emocionados por la participación de tanta gente, bendiciones a todos por los que no pueden estar acá, igualmente estamos unidos", mencionó.

Más tarde acompañado de obispos auxiliares, religiosos, sacerdotes, inició la misa, donde estuvo presente una reliquia del Papa Juan Pablo II, la cual consistía en un trozo de tela, así como una gota de sangre del santo padre.

En su mensaje agradeció la visita del papa peregrino a Nuevo León  y dijo que Juan Pablo II, como Juan XXIII trabajaron en tres grandes temas: saludo de paz, misericordia y el trabajo, cosas que heredaron a los fieles y los santos son promotores de la paz. Incluso invitó a las autoridades a vivir la misericordia y promoverla.

Asisten desde temprano al puente del Papa

Los 40 grados centígrados que se dejaron sentir este domingo en el lecho del río Santa Catarina no fueron impedimento para que miles de almas acudieran a presenciar la misa con motivo de la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII.

Desde muy temprano comenzaron a llegar las primeras personas, muchas llevaban sillas o banquitos para que su estancia fuera más cómoda, otros llevaban sombrillas, gorras, ropa en color claro y agua.

Cruzaban el puente del Papa, ahí  un grupo de jóvenes de iglesias como la de Natividad del Señor, de Santa Catarina regalaron libros con rosarios de Juan Pablo II y algunas oraciones. 

"Son gratis, es para la gente, para que tenga más cerca a Juan Pablo II", comentó uno de ellos.

Desde dicha altura se podían observar como los “corralitos” instalados comenzaban a llenarse, mientras que el operativo por parte de elementos de Fuerza Civil fue muy notorio, pues en todo el puente y por las vayas se observaron decenas de ellos.

A vendedores no les va bien

Quienes también se dieron cita fueron los vendedores de artículos con imágenes de los ahora santos.

Bolsas, playeras, rosarios, espigas en forma de cruz y banderitas fueron algunos de los productos que ofrecía, pero lejos de lo que pensaban sólo vendieron poco.

Algunos lograron colarse y se ubicaron bajo el puente del papa, pero a otros no les quedó de otra más que quedarse en una de las aceras de la avenida Juárez.

"Nos venimos para acá esperemos que no nos saquen, como quiera la gente no nos ha comprado", expresó un vendedor.