17 de febrero de 2014 / 06:44 p.m.

Monterrey.- Al toro había que entrarle de frente, por los cuernos, así como los forcados portugueses, en montón, para poder enfrentar de manera suicida a la fiera y tratar de dominarla.

Así hicieron los agentes de Tránsito de Monterrey para someter al orden a un enemigo que se creía imposible doblegar, el Tráfico de Monterrey.

Y fue en la avenida Garza Sada con Lázaro Cárdenas donde el milagro se hizo a cuerpo limpio, los oficiales, encabezados por una mujer, se enfrentaron al monstruoso tráfico y aparentemente pudieron dominarlo.

Tanto viernes como este lunes, u operativo implementado por oficiales de tránsito y apoyado con conos de plásticos transformo completamente la ahogada vialidad procedente de la Carretera Nacional para convertirla en una venida con trafico terso, sin conflictos aparentes.

El viernes anterior fue ensayado el experimento, condenado al fracaso si consideramos que el último día hábil es el estadísticamente más conflictivo. Sin embargo, para sorpresa de muchos, la táctica coincidió con una vialidad fluida como no se había visto en meses.

Y así como en la Plaza de Toro, el publico les dedicó aplausos a través de las redes sociales, donde por primera vez en mucho tiempo se leyeron elogios, no quejas, contra una avenida a la que había que entrarle de frente como los forcados.

Joel Sampayo Climaco