marilú oviedo
31 de octubre de 2015 / 10:48 a.m.

Monterrey.- Tras nueve días de estar fuera de casa, la menor Gabriela Margarita regresó a su vivienda ubicada en la colonia Independencia, en Monterrey.

La menor de 13 años de edad había desaparecido desde el pasado 17 de octubre, incluso fue necesario activar la alerta Amber.

Casi ochos días después fue ubicada en una casa del centro de la ciudad y posteriormente fue trasladada al DIF Capullos.

Ahí permaneció Gaby, mientras personal realizaba investigaciones al interior de la familia, con el fin de corroborar si el entorno era el mejor para ella.

Margarita Silva, madre de la pequeña, contó cómo fue el regreso a casa.

"Fuimos a una junta ahora que nos hicieron el estudio la trabajadora social para ver si estábamos aptos para tener a nuestra hija con nosotros y pues ya nos resolvieron que somos aptos para tenerla, nada más reforzar eso de que le dimos permiso, de que no estuvo bien", señaló.

Comentó que fue el lunes alrededor de las 17:00 horas cuando les entregaron a Gaby, y ahora tienen que acudir a terapia en familia.

"Nos dijeron que salía bajo la condición de que acudieran a terapia junto con la niña para tratar de reforzar y que esté mejor ella. Gaby no regresaba porque yo creo tenía miedo de que la regañáramos", mencionó.

Margarita expresó que fueron momentos de angustia todos estos días.
"se imagina uno lo peor que pueda pasar porque no sabíamos ni dónde estaba, ni una pista porque la niña con la que andaba no nos decía dónde localizarla ni nada", platicó.

La madre de familia dio un mensaje a los padres de familia para que estén atentos de sus hijos y no pasen por una situación como la de ellos.

"Que supervisen bien a sus hijos, con quién van y que chequen las amistades, ése fue un error de nosotros y una gran lección, lo que pasamos no se lo deseamos a nadie, fue una gran experiencia y estar al pendiente de los muchachos porque ahorita están en la edad de la adolescencia", dijo.

Gaby quien cursa el segundo año de secundaria, desapareció desde el sábado 17 de octubre, cuando dijo a sus padres que acudiría a una fiesta de 15 años, y terminó en un bar de Barrio Antigüo, y después no sabían de su paradero.