10 de junio de 2014 / 02:19 a.m.

Monterrey.- Los productores de ganado apenas se recuperan de la sequía atípica de 2013 y por ello esperan que los pronósticos de clima adverso no se cumplan.

En aquella ocasión se perdió 100 mil cabezas de ganado por la falta de agua y altas temperaturas, de acuerdo al reporte oficial de la Unión Regional Ganadera de Nuevo León.

Su presidente, Adrián de la Garza Tijerina informó que con las lluvias del huracán Ingrid, el pasto volvió a crecer y el ganado va retomando su ciclo, por lo que esperan que la naturaleza les dé un respiro.

“La mayor parte del estado se recuperó de la sequía pero seguimos al mismo tiempo con el inventario de ganado muy bajo, esperemos que ya como hay pasto que se queden con las hembras, el precio del ganado está a precio récord de su valor histórico, tenemos un buen futuro, ya solo esperamos que las cuestiones de la naturaleza sean favorables para nosotros”, dijo.

Con el abastecimiento que dejó el huracán Ingrid y la lluvia de los meses recientes, el sector ganadero está tranquilo para enfrentar los próximos meses.

"Los últimos años ha llovido en junio y julio, han sido los huracanes famosos, esperemos que se equivoquen los especialistas y sea un año normal como todos, por lo pronto con las aguas que tuvimos en mayo ya hay muchas partes del estado que se les quitó la presión por la falta de agua que se tienen en enero, febrero y marzo", indicó.

De presentarse una situación adversa como el aumento de la temperatura promedio al paso de los años, los ganaderos han aprendido a enfrentar estas situaciones, aseguró de la Garza Tijerina.

"Ya es normal, los ganaderos ya saben enfrentar sobre todo estos meses que es lo más difícil, ya saben muy bien qué hacer y sí no veremos medidas preventivas", agregó.

El empresario ganadero confió en que el Estado pueda conseguir más recursos económicos en caso de una emergencia por la falta de agua.

FOTO: Roberto Alanís

SANDRA GONZÁLEZ