EDUARDO MORALES
19 de mayo de 2016 / 07:46 p.m.

Monterrey.- Ciudadanos inconformes con el proyecto Monterrey VI fueron plantados por el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, quien los había citado este jueves a las diez de la mañana, pero al llegar al lugar les dijeron que el mandatario estatal había salido de la ciudad.

El grupo asistió puntualmente para llevarse la sorpresa de que el mandatario estatal no los atendería, sin informarles el motivo de su salida del estado.

"Sabemos que el ejecutivo sí tiene tiempo para promover su tequila, para apoyar a candidatos independientes en el país y para placearse en su idea de ser candidato presidencial e incluso para recibir al Canelo.

"Pero hoy dejó plantada a la ciudadanía, incluso muchos de los cuales promovimos su candidatura", indicó la ex diputada Liliana Flores Benavides, quien acudió a la reunión.

La ex legisladora indicó que el gobernador tenía en su agenda una cita con ejidatarios de Cadereyta afectados por la polución de Pemex, y posteriormente con el Congreso Ciudadano, por lo que también serían plantados.

En el lugar, Liliana Flores Benavides leyó el documento que sería entregado al gobernador del Estado, en donde se destaca:
Que el grupo está dispuesto a colaborar para encontrar soluciones sustentables al problema del agua.

Que en la decisión que realicen de cualquier proyecto se tomen en cuenta los derechos humanos de los mexicanos, evitando el despojo a los pueblos originarios y campesinos, daños al ecosistema y la corrupción en la aplicación de los recursos invertidos.

Además, piden que antes de determinar cualquier proyecto hídrico para el estado, trabaje sobre la captación de toda el agua de lluvia y el manejo eficiente del agua en el campo y la ciudad, principalmente en las zonas de riego.

Una campaña masiva e intensiva de educación para usuarios urbanos y agrícolas, en escuelas, iglesias, mercados, la televisión y radio públicos.

Una restauración ecológica en la zona metropolitana y sus cerros, para favorecer la captación, infiltración y aprovechamiento del agua.
Combatir la avaricia de los desarrolladores y fraccionadores que violan toda ley y ética, y que están acabando los cerros, coludidos con malos funcionarios.

Dejar de liberar agua de las presas "El Cuchillo" y "La Boca" en circunstancias no justificadas.

Acabar con el uso patrimonialista de pozos de agua clandestinos, particulares y de empresas.

Entre las peticiones también se encuentra una Consulta Pública en torno al Proyecto Hídrico que necesita Nuevo León, llámese Monterrey VI o de otro modo, y una respuesta puntual a los asuntos básicos planteados.