ORLANDO MALDONADO RODRÍGUEZ
4 de abril de 2016 / 09:57 p.m.

Monterrey.- Tras haber asistido al Palacio Nacional para presenciar la reunión del Presidente Enrique Peña Nieto con su homóloga de Corea del Sur, Park Geun-hye, el gobernador de Nuevo León, Rodríguez Calderón, aseguró que en una semana podrían dar respuesta a Kia Motors sobre la concreción de los convenios.

En entrevista, el mandatario estatal admitió que las negociaciones se intensificaron debido a la visita de la presidenta de Corea del Sur, por ello, este domingo el equipo de Fernando Turner, secretario de Desarrollo Económico, se reunió con la comitiva de aquel país para externar sus posiciones y generar un acuerdo.

El gobernador insistió en que no es posible seguir con el actual convenio dado que está fuera de la ley y es muy ventajoso para la empresa.

En este sentido, argumentó que no les pueden condonar el Impuesto Sobre la Renta por 20 años, asimismo, el municipio de Pesquería no puede condonar el 100 por ciento de su impuesto predial por cinco años resaltando que se necesita de los impuestos para dar seguridad, servicios básicos y atención a toda la comunidad coreana que radica en la localidad.

"Don Fernando Turner es quien estuvo viendo este caso y hay un gran avance, o sea no hay ninguna predisposición negativa de ninguna de las partes, hay los esfuerzos que cada quien tiene que hacer para los beneficios que cada quien debe tener, pero estamos abiertos.

"Ellos quieren seguir con ese mismo convenio y no es posible.
Tenemos el plazo de que ellos (la empresa) van a poner a consideración en Seúl con la empresa matriz y quizá en una semana tengamos respuesta", dijo.

Rodríguez Calderón añadió que de aceptar las condiciones que ofrece Kia podría ser encarcelado al incumplir las leyes.

"A mí me van a meter a la cárcel si se los doy. No podemos quitarles el impuesto sobre la renta, no se lo quitamos a ningún otro mexicano, eso no es posible. No podemos dejar que el municipio de Pesquería se quede sin el impuesto predial, con qué va a dar la seguridad y con qué va a dar los servicios públicos, como la basura, alumbrado. Tampoco eso se puede", destacó.

La postura del Estado, reiteró, no es contra la armadora establecida en el municipio de Pesquería, sino contra los términos del convenio firmado por el gobierno anterior y que concede incentivos por encima de la Ley.

"Ellos no tuvieron la culpa, la tuvo el gobierno anterior. Nosotros no estamos en contra de la empresa, nosotros estamos en contra de todos los beneficios que el gobierno anterior les ofreció.

"Ellos quieren seguir con ese mismo convenio y no es posible. Nuestro gobierno ofrece apertura total, pero no podemos darles 20 años de condonación de Impuesto Sobre Nómina, a mí me van a meter a la cárcel si se los doy", concluyó.

Rodríguez Calderón avaló la intervención del Gobierno Federal en las negociaciones, al señalar que ha mantenido una posición intermedia entre ambas partes.