SANDRA GONZÁLEZ
5 de agosto de 2017 / 09:52 p.m.

MONTERREY.- Mientras un trabajador común tiene que esperar para que le autoricen vacaciones, hay representantes populares que gozan de más días libres que los alumnos de educación básica y otros que cuentan con una prima vacacional bastante jugosa.

El gobernador por ejemplo, que por ley tiene 20 días de vacaciones al año como cualquier servidor público. Estos se distribuyen en semana santa y en navidad, por cada período recibe un bono de
$26, 418 pesos en abril y diciembre.

Sin embargo si el mandatario decide ausentarse más de 10 días por trabajo o por motivos personales, tiene que pedir la autorización del Congreso del Estado y nombrar a un encargado de despacho.

Los que no tienen vacaciones ni prima, son los diputados. Y es que mientras el personal administrativo del Congreso del Estado sí tiene estas prestaciones, la ley no lo contempla para ellos...por una sencilla razón: los diputados pueden ausentarse durante los dos recesos que hay entre cada período ordinario de sesiones, estos recesos son de dos meses. Salvo la comisión permanente que debe quedarse al pendiente de los asuntos que surjan en ese lapso.

También tienen la facultad de autorizarse puentes y asuetos.

Como sucede con los diputados federales que para este año han tenido ocho días libres.

El 6 de febrero (Feriado por domingo 5)
Lunes 20 marzo (feriado por martes 21)
Del 10 al 14 de abril (por semana santa)
Lunes 1 de mayo (asueto día del trabajo)
Viernes 5 de mayo (asueto Batalla de Puebla)


Y como ninguno de estos representantes populares checa tarjeta o pasa lista de asistencia, pueden justificar sus ausencias al señalar trabajo de campo.

ilp