LUIS GARCÍA
1 de septiembre de 2016 / 08:45 p.m.

MONTERREY.- El Gobierno de Nuevo León contrató al cierre de junio dos créditos por un monto de 2 mil 150 millones de pesos, uno de los techos que el Congreso del Estado le autorizó el año pasado como parte del presupuesto 2016.

La deuda se adquirió a través del Instituto de Control Vehicular, según consta en el reporte de Obligaciones de Entidades Federativas y Municipios disponible en la página de la Secretaría de Hacienda.

De acuerdo al portal de la dependencia federal, el primer crédito se adquirió con Banorte por un monto de mil 750 millones de pesos, a un plazo de 180 meses, mientras que el segundo se adquirió con Bansi, por un monto de 400 millones de pesos, por un plazo de 300 meses.

En ambos casos, el Instituto de Control Vehicular dejó como fuente o garantía de pago sus ingresos propios. Aunque no ofrece más detalle, la página del organismo federal señala que el destino de la deuda será inversión pública productiva.

En diciembre pasado, el Congreso local avaló que el Instituto de Control Vehicular emitiera certificados bursátiles que le permitieran el financiamiento de 2 mil 150 millones de pesos, lo que finalmente ocurrió el pasado mes de junio.

La serie histórica de pasivos publicada por la Secretaría de Hacienda refiere que la deuda global de Nuevo León, que incluye al gobierno central y organismos como Agua y Drenaje, la Red Estatal de Autopistas y el propio Instituto de Control Vehicular, se situú al 30 de junio del presente año en más de 62 mil 304 millones de pesos, cifra menor que el último corte del 31 de marzo, que fue de 63 mil 832 millones de pesos. No obstante, la cantidad de junio es mayor a la del 31 de diciembre del 2015, que fue de 61 mil 179 millones 600 mil pesos.

Pese a ello, la agencia Fitch Ratings elevó la perspectiva a la calificación crediticia del estado, que pasó de estable a positiva, lo que permitirá mejores condiciones para llevar a cabo reestructuras en el futuro.